El primer paso de Contador

Finaliza cuarto la Vuelta al Algarve. «La contrarreloj no ha salido bien, pero estar aquí ya es un triunfo»

ALBERTO CONTADOR, en un momento de la contrarreloj final de la Vuelta al Algarve disputada ayer
ALBERTO CONTADOR, en un momento de la contrarreloj final de la Vuelta al Algarve disputada ayer

«La contrarreloj no ha salido del todo bien, pero estar aquí ya es un triunfo», reconocía ayer Alberto Contador. Acababa de terminar su participación en la Vuelta al Algarve. Cuarto en la general, un puesto más abajo que antes de comenzar la jornada. Los 17 kilómetros contra el reloj se le hicieron demasiado largos. Perdió 45 segundos con Tony Martin,el ganador de la etapa y de la general.
No se exigía más Alberto en su primera carrera desde que el 25 de julio se vistió de amarillo en París como vencedor del último Tour. Después llegó el positivo por clembuterol, los informes biológicos, las acusaciones y las explicaciones. Y el miércoles, por fin, otra vez la bicicleta. Con prisas, porque hace una semana todavía era un ciclista suspendido de manera cautelar y con una propuesta de sanción de un año.
Pero se esforzó por llegar al comienzo de la Vuelta al Algarve, el tradicional comienzo de su temporada. Era su manera de recuperar la normalidad y escapar de la locura que le ha perseguido en los últimos meses. Quería defender su triunfo del año pasado en la carrera portuguesa, pero Tony Martin le superó. Alberto finalizó decimoquinto en la contrarreloj, a 45 segundos del alemán y cuarto en la general por detrás de Van Garderen y Westra.
Contador llevaba 205 días sin competir, demasiados para llegar en igualdad de condiciones con sus rivales. «Lo he dado todo, pero no ha sido suficiente. Necesito más entrenamiento y más kilómetros de carrera, necesito andar más antes de poder medirme a mis rivales más duros», afirma. «Intento recuperar mi mejor nivel, pero necesito entrenamientos».
Esas carencias pueden convertirse en un punto a su favor con el avance de la temporada. «Siempre empiezo demasiado fuerte el año y luego tengo que medir mucho los descansos. Este año, sin embargo, podré ir más tranquilo», reconoce.
Ahora, Alberto se marcha a Mallorca donde mañana comienza una concentración con su equipo, el Saxo Bank. Allí empieza su preparación con el objetivo de llegar al Giro para conseguir su segunda «maglia rosa». Sus peores días ya han pasado, aunque todavía queda casi un mes para que la UCI o a la Agencia Mundial Antidopaje recurran su «liberación». De momento, Alberto es feliz.