Europa

El Plan de la Cuenca del Segura blindará el trasvase del Tajo y bajará la desalación

MURCIA- El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, impuso como condición indispensable para la elaboración del Plan Hidrológico que se encontrarán para el año que viene diseñados los planes de todas las cuencas españolas. Es la primera premisa interpuesta por el ministro para garantizar que los plazos del futuro PHN sean viables.

Debido a esto, diversos grupos de técnicos pertenecientes a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) se encuentran trabajando en la estructura del plan de la misma. El presidente del organismo, Miguel Ángel Ródenas, declaró a LA RAZÓN que el principal problema estriba en que «el plan elaborado durante el mandato socialista fue rechazado por casi la unanimidad del Consejo del Agua de la cuenca porque planteaba dos escenarios que los usuarios rechazaron como era acabar con el trasvase Tajo-Segura y dotar de más protagonismo a cambio al papel de las desaladoras». Ante esta situación, Ródenas explicó que las bases sobre las que sustentará el nuevo plan serán blindar el trasvase y reducir la desalación. No obstante, apuntó que, para alcanzar el mayor grado de consenso posible, «la Oficina de Planificación de la CHS se encuentra revisando el documento». Aún así, el presidente de la entidad señaló que el plan recogerá medidas dirigidas a paliar el déficit hídrico estructural que padece la cuenca. Al respecto, señaló que «una persona requiere de mil hectómetros cúbicos al año para cubrir sus necesidades, mientras que la cuenca solo tiene recursos naturales para asegurar los cuatrocientos hectómetros cúbicos por habitante y año».

Por esto, Ródenas puntualizó que se van a introducir en el plan los mecanismos necesarios para garantizar el abastecimiento humano de calidad a un precio asequible. Además, y de forma paralela, señaló que se trabajará para mantener el regadío existente por el gran impacto que tiene en el terreno económico. Este aspecto posee para el presidente de la CHS una importancia capital porque «entre Murcia, Alicante y Almería se exportan de forma anual productos por valor de 4.000 millones, de los que la mitad son frutas y hortalizas para toda Europa». Otra problemática que tendrá por objetivo erradicar el Plan será la sobreexplotación de acuíferos, aspecto que se debe corregir «trayendo agua de fuera para asegurar la actividad económica del sureste español». Por esto, se mostró partidario de los trasvases porque representan el mejor mecanismo «para solucionar un problema que atañe a toda España, aunque hay agua para todos».