John Cobra da trabajo a la Defensora

Elena Sánchez recibió en 2009 casi 7.000 quejas y en el primer trimestre de 2010 tuvo 2.560, 439 de ellas contra John Cobra. 

John Cobra da trabajo a la Defensora
John Cobra da trabajo a la Defensora

La esperpéntica actuación de John Cobra en la gala en que se eligió el representante español para el Festival de Eurovisión, con insultos y gestos obscenos, no sólo hizo que el jurado se lo recriminara sino que haya convertido en todo un quebradero de cabeza para la Defensora del Espectador, del Oyente y el Internauta de RTVE, Elena Sánchez. De las 2.560 quejas que ha recibido su oficina en el primer trimestre de 2010, 439 han sido para criticar esa intervención. Ese porcentaje de reclamaciones supone un 159% más que las que tuvo en idéntico periodo de 2009, ejercicio que cerró con un total de 6.982, todas ellas «analizadas y respondidas», según precisó ayer la propia Defensora.Entre las llegadas a su oficina en el presente ejercicio, destacan también un gran número de comunicaciones tanto de defensores (166) como de detractores (380) de los toros, por la emisión de un capítulo con sesgo antitaurino de la serie infantil de dibujos «Vipo el perro volador», y las que han lamentado la decisión de TVE de poner punto y final a «La Señora», reclamando que continúe la serie y mostrando su desacuerdo por la muerte de la protagonista. Elena Sánchez indicó al respecto que se podían entender esas manifestaciones de apoyo a esta producción teniendo en cuenta que «el hecho tuvo una amplia repercusión en los foros de internet y en toda la prensa escrita».Defensa de la infanciaPor lo que más dijo estar preocupada Elena Sánchez es por datos como que el 46% de los niños ven la televisión sin la presencia de un adulto. Para intentar paliar de alguna manera los efectos de ésta, la Defensora adelantó que TVE está ultimando un código de autorregulación de contenidos y de protección a la infancia «más puntilloso» en la calificación de series y películas y que incluirá la colocación de un dispositivo digital en los operadores para que los padres puedan proteger a sus hijos de algunos contenidos mediante una clave. De ese código, del que ya tienen un borrador y que esperan aprobar en julio, dijo que «es mucho más exigente que el de 2002». Entre las novedades que se establecerán en el mismo destaca la calificación de toda la programación, «no sólo en horario infantil» pues, a su juicio, esta calificación hasta ahora ha sido «muy laxa» y algunas cadenas no han cumplido su compromiso de respetar el Código de contenidos televisivos e infancia.Autorregulación en publicidadNo sólo Elena Sánchez se preocupa por los niños. Los fabricantes de juguetes españoles enviarán los anuncios de productos infantiles a «Autocontrol» antes de su difusión. Así lo marca el nuevo código de autorregulación en la publicidad juguetera, que estará ya en funcionamiento a finales de año. El código determina un conjunto de reglas que las compañías deben respetar y cumplir en su publicidad.