Los cortes de electricidad ordenados por Asad matan a 30 bebes en Hama

El corte en el suministro eléctrico del que está siendo víctima la conflictiva provincia de Hama ha podido causar la muerte de al menos 30 bebes prematuros en varios hospitales de la localidad, según declararon varios médicos de los centros al portal de noticias «Gulf News».

Los manifestantes sirios pidieron, ayer, la intervención de la comunidad internacional en el conflicto
Los manifestantes sirios pidieron, ayer, la intervención de la comunidad internacional en el conflicto

El Gobierno sirio, que desde hace semanas ha desplegado en la localidad un amplio dispositivo de represión contra las protestas que piden el fin del régimen de Bachar al Asad, ha negado los hechos, mientras que varias madres han contado cómo sus hijos recién nacidos morían en las incubadoras.

En el Complejo Médico Al Assad, Mohamad al Humaid, un niño de cuatro meses que estaba en una incubadora, murió junto a otros cuatro bebés. En este mismo centro también murió la hija de Amira al Khoder porque «se había cortado el suministro eléctrico en el hospital hacía cinco días y no tenían diésel para poner en marcha el generador», según explicó.

Por otro lado, varios médicos del hospital Al Horani señalaron que 17 bebés prematuros que estaban en incubadoras fallecieron un día antes de que el Ejército irrumpiera en la ciudad para buscar a manifestantes antigubernamentales». Pudimos hacer funcionar los generadores de emergencia durante tres días, pero el 4 de agosto nos quedamos sin diésel y entonces pedimos al Ejército que permitiese que llegase más, pero dijeron que no podían autorizarlo», explicó un médico.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Wael al Halqi, envió un comunicado a la agencia de noticias oficial Sana, en el que niega las acusaciones y apunta que el suministro eléctrico funciona las 24 horas en todos los hospitales de la provincia. El ministro calificó de «infundada» la información difundida y aseguró que los generadores de los centros sanitarios están plenamente preparados y equipados.

Doce muertos en la represión
Al menos 12 personas murieron ayer a manos de las fuerzas de seguridad sirias y los «shabiha» –fuerzas irregulares– en un nuevo viernes de represión sangrienta de las protestas contra el régimen. Según informó a Efe Hozam Ibrahim, portavoz de los Comités de Coordinación Local, las víctimas se registraron en Homs (centro), Deir al Zur (noreste), Rif Damasco, Hamuriya y Arbin (junto a la capital).

Un testigo presencial explicó a Efe por teléfono que las fuerzas de seguridad dispersaron a balazos una manifestación en la ciudad de Rastan, en la provincia de Homs. «Volveremos a manifestarnos tras el rezo del atardecer», aseguró Yusef, que dijo que la multitud coreaba consignas como «el pueblo quiere ejecutar al presidente» o «el pueblo quiere la caída del régimen», en la jornada que fue bautizada como el «Viernes de la muerte antes que la humillación».


Europa no comprará petróleo sirio
Europa ha hecho sus cuentas y espera derribar a Asad a golpe de sanciones. Los ministros de Exteriores de la UE aprobaron ayer la prohibición de comprar importar y transportar petróleo sirio. Damasco exporta 150.000 barriles de crudo cada día, que generan en torno a 6 millones de euros, casi un tercio de todos su ingresos. Si a estas sanciones se unen las establecidas desde que comenzó la revuelta en Siria se han congelado los bienes de 35 políticos y militares sirios en el extranjero, está prohibido conceder líneas de crédito o asegurar las exportaciones sirias–, el régimen de Asad se verá obligado a «quemar» muy rápidamente sus reservas de divisas o a aumentar aún más su dependencia financiera del régimen iraní.