El juez Marlaska envía a prisión al presunto asesino de Pagazaurtundua

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska decretó ayer el ingreso en prisión provisional del presunto etarra Gurutz Aguirresarobe Pagola, al considerar que existen indicios suficientes que apuntan a que fue el autor material del asesinato del ex jefe de la Policía Municipal de Andoain Joseba Pagazaurtundua.

El juez Marlaska, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional
El juez Marlaska, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional

Entre otras pruebas, se centra en las muestras de ADN que fueron recogidas en el bar «Daytona» de Andoain (Guipúzcoa), donde se cometió el crimen el 8 de febrero de 2003. Respecto a Aitziber Ezkerra Segurajauregi, ex pareja sentimental de Aguirresarobe, el magistrado la dejó en libertad provisional bajo fianza de 30.000 euros, aunque considera que ha podido incurrir en los delitos de integración organización terrorista y asesinato terrorista por cooperación necesaria. Así se desprende del auto que el magistrado dictó a última hora de la noche de ayer tras tomarles declaración durante tres horas.

Pero, además, se ha acordado dictar otro auto para la realización de una nueva prueba de ADN a Aguirresarobe. En una maniobra legal, Marlaska decidió la realización de esta prueba sobre la muestra dejada por el imputado en la botella de agua que ingirió durante su comparecencia. Y es que, previamente se había negado a someterse a un examen para confirmar o desmentir que los restos hallados en la taza de café del bar «Daytona» son suyos.

La resolución judicial, que no menciona en ningún momento que los dos detenidos pudieran estar relacionados con el asesinato en 2001 del presidente del PP de Aragón Manuel Giménez Abad, detalla que la investigación comenzó a partir de las relaciones que Aguirresarobe tenía con otros presuntos miembros del complejo Donosti que jugaban en su equipo de rugby, entre los cuales se encontraban Beinat Aguinagalde –presunto asesino del ex concejal socialista de Mondragón Isaías Carrasco–, Ibai Beobide y Manex Castro Zabaleta. Además, el juez valora las manifestaciones realizadas por la otra detenida, que señaló que en los últimos meses de 2003, antes de su arresto en octubre, Aguirresarobe «le dijo como había estado relacionado con ETA, y como había tenido problemas ya que la organización terrorista para continuar le exigía que se convirtiera en liberado, dejando de ser legal, a lo cual se negaba».
 
A Aguirresarobe se le incautaron 6.000 euros «con origen en la recaudación de un día de la txozna –caseta– de apoyo a los presos colocada en las últimas fiestas de Hernani, la mitad de cuya suma se la hizo llegar a Aitziber», señala el auto. En relación con ésta, que tendrá que cumplimentar comparecencias judiciales quincenales cuando deposite la fianza, el juez considera que llevó a Aguirresarobe hasta el lugar del crimen y le ayudó después a huir.