Recorta que algo queda

La Razón
La RazónLa Razón

Esta legislatura va a ser muy larga. Sobre todo si no desterramos pronto un extraño tic que ha invadido Cibeles, a medio camino de la pereza y la desidia. Gallardón ha cogido la tendencia de celebrar juntas de gobierno sin rueda de prensa. Es como si los viernes en Moncloa no saliera alguien a dar explicaciones. Esto va más allá del movimiento @sinpreguntasno porque en realidad preguntas las tenemos todos pero nadie sale a responderlas. Y por si no lo saben, esta comparecencia era el único reducto semanal –a veces quincenal– en el que se le podía preguntar al alcalde. Manías que nos entran a los medios: hacer preguntas. Mucho parlamentarizar el pleno mensual pero al final el alcalde desaparece de la actividad semanal porque encima afecta a unas juntas que están decidiendo cosas importantes sobre el bolsillo de todos. Y no se puede ventilar con una nota de prensa. La semana pasada el «catastrazo» y este nuevo plan financiero y de saneamiento que suena fino pero que es una dieta de adelgazamiento y un tijeretazo. Cuando uno es valiente para subir el IBI, también tiene que serlo para explicarlo. Y estamos esperando, señor alcalde. Tenemos cuatro años, ¿o no?