Dos de Mayo 20

Dos de Mayo 2.0
Dos de Mayo 2.0

¿Qué pasa cuando en una mañana se reúnen en un mismo lugar políticos, cantantes, escritores, actores, vedettes, deportistas, militares y miembros de la Iglesia? Que no hay ojos suficientes para captar todos los gestos, palabras y movimientos que protagonizan. Pues así es el Dos de Mayo en la Puerta del Sol. La recepción que cada año organiza la Comunidad de Madrid es el único día en el que toda la "flor y la nata"de Madrid se junta en el patio de la Real Casa de Correos. Más de 1.500 invitados y 150 periodistas asisten al homenaje a los héroes de 1808, a la entrega de las medallas y distinciones de la Comunidad y al cóctel del que Esperanza Aguirre es anfitriona. Un "paraíso"para todo curioso, sobre todo, este año. Y es que, en esta ocasión, el Dos de Mayo pudo seguirse por la red social "Twitter". Desde las nueve de la mañana y hasta que se fue el último invitado de Sol, cualquier "twittero"pudo conocer los entresijos, curiosidades y anécdotas de un día sin igual en Madrid.La Comunidad de Madrid retransmitió todo lo acontecido en el patio de su sede minuto a minuto. Sólo fue cuestión de registrarse en "Twuitter"y teclear "el7deSol"(en referencia a la dirección postal de la Real Casa de Correos") para saber en tiempo real quién habló con quién o quién dio la espalda a quién. A través de esta red social (cuyo creador fue galardonado con la Órden del Dos de Mayo) pudimos saber que a Aguirre sólo le dio tiempo a tomarse tres coca-colas light y un par de pinchos de tortilla de patata; que la actriz María José Cantudo fue capaz de tragarse un canapé de lacón en medio segundo para saludar a Rodrigo Rato y que éste estuvo firmando autógrafos en una esquina de la recepción. Periodistas y aficionados a "twittismo"relataron los atuendos escogidos por ellos y ellas para la ocasión, sin dejar escapar los complementos más arriesgados (tocados, mantones de Manila e incluso gafas de sol panorámicas, pese a que el patio está cubierto…). Desde allí se advirtió a los asistentes de que las servilletas del catering, de color negro, desteñían bigotes a los más glotones, y se informó de los corrillos más curiosos. Y es que, sólo un Dos de Mayo es posible hacer coincidir a los mejores enemigos sin que haya que lamentar daños. Y si no, que se lo digan a Manuel Cobo (PP) y Francisco Granados (PP), que lograron no encontrarse cara a cara en toda la mañana; a Tomás Gómez (PSOE) y Gregorio Gordo (IU), que tuvieron que sentarse juntos pese a que ambos tienen casi mejor relación con el PP; o a los premiados José Antonio Segurado (fundador de CEIM) y al sindicalista, Nicolás Redondo, que seguramente nunca antes estuvieron tan contentos de haberse encontrado.