Mejor no usar productos permanentes por José Luis MARTÍN DEL YERRO

Existen varias formas de remodelar los labios. La intervención más solicitada es el aumento, aunque excepcionalmente algunos pacientes solicitan una reducción del volumen labial.
Como norma general, no se deben usar productos permanentes en el aumento de labios ¿Por qué? Las principales razones son la aparición de fibrosis y granulomas alrededor del implante, pero, sobre todo, la alteración estética que se produce con el paso del tiempo.
Después de someterse a un implante permanente, el resultado estético puede ser aceptable en un primer momento, pero con el paso del tiempo, la cara evoluciona, no así el implante que permanece inalterable, lo que produce que tras el paso de unos cuantos años el resultado estético sea deficiente.
Mi experiencia personal indica que con el único material con el que se puede realizar un aumento labial de forma adecuada es empleando la grasa del propio paciente.
También se pueden realizar pequeñas remodelaciones del labio bermellón con algunas sustancias que no son propias del paciente, pero que , sin embargo, son biodegradables, como ocurre con el ácido hialurónico, que también puede usarse en las arrugas del denominado «labio de código
de barras».
De todos modos, y pese a seguir todas estas recomendaciones, no hay que olvidar nunca la base de un buen aumento de labios: ésta ha de ser natural, no debe afectar sólo a la forma, sino que tiene que tener muy en cuenta también la movilidad, así como la consistencia y todas las características que posee un labio normal. Porque no basta que sea un labio bonito y que se vea armonioso con la cara, sino que debe de ser capaz de besar y de sonreír.