Seis heridos en los enfrentamientos entre Policía y manifestantes griegos

Al menos seis personas han resultado heridas en los enfrentamientos entre la policía y grupos de manifestantes en los aledaños del Parlamento griego. Tres de los heridos, todos leves, son policías, y otros tres son manifestantes, según informaron fuentes policiales, que no pudieron precisar si hubo detenciones.

La violencia se desató en la parte inferior de la plaza Sintagma tras el fin de las manifestaciones multitudinarias convocadas hoy por los sindicatos mayoritarios, en una huelga general de 48 horas que ha paralizado el país para rechazar un duro paquete de ajuste con subidas de impuestos y recortes sociales.

Grupos de manifestantes, cubiertos con pasamontañas y pañuelos, han arrancado los toldos de las terrazas cercanas a la Plaza Sintagma y les han prendido fuego, mientras que otros grupos rompieron escaparates en tiendas y bancos a poca distancia del Ministerio de Finanzas.

Grupos de encapuchados con banderas negras, símbolo de los anarquistas, han levantado con barras metálicas losas de mármol de las aceras y las han arrojado contra los agentes, a los que también atacan con bombas incendiarias.

Las fuerzas antidisturbios tratan de repeler los ataques con gases lacrimógenos, bombas de sonido y humo, mientras se despliegan por las plazas cercanas para dispersar a los manifestantes violentos.

Varios centenares de agentes guardan sus posiciones en el Parlamento, donde hoy prosigue el debate sobre el plan de austeridad que se votará mañana.

Los manifestantes pacíficos que han participado en la marcha de los sindicatos y los "indignados", reunidos ante el Parlamento para protestar contra las medidas de austeridad, buscaron refugio en otros lugares para escapar de la violencia y de los gases lacrimógenos.

Grupos de "protección"de los "indignados"se han acercado a la policía para mostrar que no participan en las acciones violentas y han prendido pequeñas fogatas para disipar los gases y el humo. Los dueños de hoteles cercanos han cerrado sus puertas para evitar los daños.

Los manifestantes habían recorrido la capital coreando eslóganes, tocando tambores y portando pancartas contra el acuerdo de rescate que muchos griegos consideran que impone duras penas contra los trabajadores y pensionistas ordinarios al tiempo que obvia a los más ricos.

Los servicios públicos y de transporte se han visto afectados, las escuelas han permanecido cerrada y la mayoría de tiendas y negocios están cerrados, mientras que las calles del centro de la capital están prácticamente desiertas.

"Esperamos una participación masiva en la huelga y la marcha al centro de Atenas. Tendremos 48 horas para que los trabajadores, parados y jóvenes se echen a las calles", ha señalado el líder de ADEDY --sindicato que representa a medio millón de funcionarios--, Spyros Papaspyros, a Reuters.

Entretanto, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha pedido a los diputados que apoyen las medidas de austeridad del Gobierno en las votaciones que se celebrarán el miércoles y el jueves, advirtiendo de que es vital para convencer a los acreedores de Grecia de que tiene un plan y que las medidas de recorte pueden ponerse en práctica.

"El Gobierno se está quedando sin tiempo y lo mismo le ocurre a la oposición", ha defendido ante el Parlamento. "Estamos afrontando en estos momentos la historia de nuestro país y nadie puede jugar con eso", ha subrayado.

La votación de la primera ley está previsto que comience tras un debate cuyo inicio se prevé a las 10:00 horas (9:00 hora española). Fuentes parlamentarias han indicado que el momento de la votación no está claro, pero podría producirse durante la tarde.

Aunque los socialistas del primer ministro, George Papandreou, tienen mayoría, con 155 de los 300 escaños del Parlamento, el resultado final es incierto, ya que algunos miembros del PASOK se oponen a las medidas pero se espera que un puñado de conservadores voten a favor de las mismas. 

Sólo funciona el metro
El transporte urbano ateniense está interrumpido hoy en el primer día de protestas y huelga general de 48 horas, con excepción del metro, que ha suspendido su propio paro para facilitar el acceso de los manifestantes al centro.

Los sindicatos mayoritarios, del sector privado y público, tienen previsto llevar a cabo hoy varias manifestaciones de repudio a las medidas de austeridad, que culminarán también ante el Parlamento, donde ya se congregan miles de personas en protesta contra las nuevas medidas del Gobierno. Cientos de vuelos han sido alterados o cancelados ya debido a los paros de parte de los controladores aéreos y de la Aviación Civil.

También los medios de comunicación griegos se han sumado a la protesta, por lo que habrá hoy un "apagón de noticias"durante varias horas. La Policía griega, que ha desplegado a cientos de agentes para bloquear cualquier posible intento de entrar en el Parlamento por parte de los manifestantes, ha cerrado el acceso de los vehículos al centro de la ciudad para evitar posibles incidentes violentos.

Se espera que la actividad económica del país se vea interrumpida por las protestas contra el nuevo programa de recortes y de impuestos, por un valor de unos 78.000 millones de euros en los próximos cinco años.

El plan de austeridad propuesto por el Gobierno socialista pretende de recaudar 78.000 millones de euros hasta el año 2015, e incluye privatizaciones, nuevos impuestos sobre ingresos y propiedades y bienes y recortes de sueldos y pensiones.

"Nuestras movilizaciones continuarán hasta cuando estén en vigor estas políticas"dijo a Efe Stakis Anesti, un portavoz de la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE). Según explicó Anesti, la protesta tendrá como punto de encuentro la céntrica plaza "Sintagma", frente del Parlamento, donde los sindicatos esperan una participación masiva.