FARC: No hay «agendas paralelas ni ocultas» para el diálogo de paz en Cuba

Las FARC afirmaron que no tienen "agendas paralelas ni ocultas"para el diálogo de paz con el Gobierno colombiano que comenzará en Cuba en noviembre, pero han llamado a la "claridad"de los portavoces y al "equilibrio y veracidad"por parte de la prensa.

"No hay agendas paralelas ni ocultas por parte de la insurgencia", indicó la delegación de paz de las FARC en un comunicado divulgado a medios internacionales hoy en La Habana, sede permanente de la mesa de negociaciones que entrará en funciones plenas el 15 de noviembre.

"La Agenda de la Habana es breve pero profunda; sus propósitos no son formales, plantea objetivos de fondo. En el discurso de instalación de las FARC-EP en Oslo, los aspectos tocados están estrictamente enmarcados en ella", añadió el comunicado fechado este viernes.

En su texto, la delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) insiste en "no descontextualizar"y "delimitar"los propósitos del acuerdo general del diálogo con "visiones personales".

En ese sentido, esperan que quienes estuvieron durante la elaboración del acuerdo "tengan tiempo y manera de darle una explicación objetiva del documento al conjunto de sus equipos de trabajo"y así evitar que los portavoces de las partes divulguen mensajes "que generen confusión".

Además de la "claridad"de los mensajes, refieren la necesidad de que "la gran prensa haga un esfuerzo por entender"la naturaleza del diálogo, aunque esto sea "contra su naturaleza metalizada, monetizada, mercantilizada y sumisa a los intereses de las trasnacionales".

En opinión del grupo guerrillero, hasta el momento la generalidad de los reportes "se han reducido a 'informar' descontextualizando"y a "editar con ánimo de censura y distorsión respecto al actor insurgente".

En concreto, las FARC califican de "muestra nauseabunda"la cobertura realizada por medios colombianos como la Cadena Radial Caracol y la Radio Cadena Nacional (RCN).

Subrayan asimismo el "lamentable contraste"generado por el hecho de que entre los medios de comunicación que han cubierto el inicio del diálogo solo dos son "alternativos colombianos".