Basagoiti se aleja de Patxi López al que exige más firmeza con los abertzales

Bildu fue protagonista de la sesión de control al Gobierno vasco de este viernes. Antonio Basagoiti, líder del PP en la Autonomía, considera que la coalición ha llegado a las instituciones "porque el PSE y el PNV les ha hecho la campaña diciendo que se habían vuelto buenos".

A su juicio, la erradicación del terrorismo se ha complicado con la llegada de los soberanistas; "con un diputado general como Martín Garitano, que exige por igual a un gobierno democrático que a una banda terrorista, a quien le parece lo mismo un asesino que una víctima y cuya teoría es que ha habido una guerra entre bandos".

El aludido realizó el mismo día su primera toma de contacto con el Palacio foral, mientras Patxi López, lehendakari, se defendía de las acusaciones del 'popular' rogando: "No juguemos a este juego peligroso; seguramente la campaña se la hemos hecho todos porque ellos no han hecho nada, ni una sola propuesta o proyecto".

Basagoiti preguntó a López en la sesión de control sobre las acciones que el Gobierno vasco va a llevar a cabo para "deslegitimar a ETA, que en Euskadi se pueda vivir en paz y libertad de una vez, y que los de ETA y quienes les apoyan nos dejen en paz". Según sostuvo, la banda terrorista "debe entregar las armas de manera incondicional"porque "es necesario poner en valor el Estado de Derecho y los marcos de convivencia". Lo fundamental, a su juicio, es "cuestionar el proyecto totalitario de ETA y prestigiar la democracia".

El líder 'popular' subrayó que su formación "siempre ha tenido muy claro este tema"; el PSE "no puede decir lo mismo"porque "si Bildu tiene el respaldo que tiene es porque el PSE y el PNV les ha hecho la campaña ña los abertzalesí diciendo que se habían vuelto buenos".

Basagoiti cree que "ahora es más difícil deslegitimar al terrorismo, con un diputado general como Martín Garitano, que exige por igual a un gobierno democrático que a una banda terrorista, a quien le parece lo mismo un asesino que una víctima y cuya teoría es que ha habido una guerra entre bandos".

El diputado general de Guipúzcoa realizó este viernes su primera toma de contacto con el Palacio foral, donde lo recibió su antecesor en el cargo, el nacionalista Markel Olano. El soberanista llegó a pie, con vaqueros y americana. Después de mantener una breve charla en euskera con el del PNV, éste le enseñó las dependencias, despacho incluido. Garitano había sido investido este jueves, con los votos de Bildu y de Aralar. En esa sesión, el abertzale llevaba un pin que aludía a Arnaldo Otegi, ex dirigente de Batasuna.

«Ustedes y el PNV han estado llamando al lobo»
El presidente del PP en Euskadi considera que el escenario actual ha cambiado porque "hay gente gobernando que defiende lo opuesto"a las políticas antiterroristas. De nuevo, incidió en que... "Ustedes y el PNV han estado llamando al lobo, ha venido y ahora están asustados porque les ha mordido electoralmente. Lo que me importa a mí es que el lobo muerda a las víctimas, a la sensatez y el derecho a vivir en paz y libertad".

Después, el lehendakari incluyó también al PP y dijo que muchos de los votantes han respaldado a la coalición gracias a la campaña con la que los 'populares' y algunos medios llegaron a "reavivar ciertos sentimientos". De todas formas, reconoció su parte de culpa: "No juguemos a este juego peligroso; seguramente la campaña se la hemos hecho todos porque ellos no han hecho nada, ni una sola propuesta o proyecto". López mantuvo que su Gobierno "no permitirá expresión alguna"de la coalición; nada "que signifique cobertura y respaldo al terrorismo y a la violencia".

Como respuesta a las acusaciones de Basagoiti, también recordó que las posiciones políticas totalitarias y de cualquier tipo de connivencia con la violencia están deslegitimadas. Mantener esa postura es una de las prioridades del Ejecutivo. Esa 'tolerancia cero' ha dado lugar a que las calles y fiestas de la Euskadi actual sean "el símbolo de un cambio radical en la sociedad vasca y en la forma de enfrentarse al terrorismo", dijo.

El lehendakari recordó que Bildu es una coalición legal que se presentó a las elecciones con el aval del Tribunal Constitucional (TC). "No podemos más que reconocer este hecho y la legitimidad de los ayuntamientos e instituciones que puedan gobernar y mantener las relaciones institucionales que correspondan".

A pesar de ello... "Cada vez que se produzca un hecho como los que se han producido en los últimos días, vamos a actuar en consecuencia para mantener y defender el Estado de derecho y la legalidad". En este punto, volvió a subrayar que su política se basa en "no permitir expresión alguna que signifique cobertura y respaldo al terrorismo y a la violencia, proteger a los amenazados por ETA, impedir el totalitarismo, y garantizar las convivencia y respeto a la pluralidad".

El Ejecutivo vasco tiene tres líneas de actuación. La primera, mantener el apoyo a los proyectos estratégicos de país. La segunda, conservar la exigencia democrática de terminar con el terrorismo "requiriendo a Bildu que de forma permanente, rompa con todos los lazos que le puedan unir al pasado y al mundo violento". La tercera, trabajar para la "desaparición definitiva"de la banda, "desde la defensa del Estado Democrático, pluralidad política como camino a la concordia ciudadana".

UPyD: «Humillar a las víctimas»
En la misma línea que Basagoiti, Gorka Maneiro (UPyD) reprochó al lehendakari que, en los últimos meses, "casi consideró"que los miembros de Bildu eran quienes "iban a traer la paz". En lugar de eso, el miembro del partido magenta cree que lo que están haciendo los abertzales es "humillar a las víctimas".

Patxi López acusó a su interlocutor de "manipular"sus palabras y dijo que nunca ha hablado así de la coalición. Una vez más, reafirmó su compromiso con la defensa "de la firmeza del Estado de Derecho y la tolerancia cero"ante las actitudes de "connivencia con la violencia".

El Gobierno del PSE seguirá trabajando para "terminar con el terrorismo y lograr la libertad plena y duradera de todos los ciudadanos". Desde el punto de vista de su líder... "Hemos avanzado, pero queda tarea para lograr una convivencia democrática que destierre la intolerancia y el odio hacia el diferente para sustituirlo por el respeto a la pluralidad".