Merkel anuncia designación de Jens Weidmann como nuevo presidente Bundesbank

La canciller alemana, Angela Merkel, anunció hoy la designación de Jens Weidmann, hasta ahora su asesor personal en materia económica, como nuevo presidente del Bundesbank, el banco central germano, a partir del 1 de mayo.

Todos los que le conocen saben que "es una persona muy competente", dijo Merkel al comunicar la decisión del consejo de ministros, además de subrayar que ha jugado un papel relevante en los últimos años en la toma de decisiones en materia de política financiera y monetaria por parte del Gobierno.

"Conociendo sus cualidades, estoy convencida de que será un gran presidente del Bundesbank", dijo Merkel que compareció ante la prensa acompañada por el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y del vicecanciller y titular de Exteriores, Guido Westerwelle
Weidmann, de 42 años de edad, sucederá en el cargo a Axel Weber, que la pasada semana anunció su retirada del Bundesbank para abril y su renuncia a la candidatura para la presidencia del Banco Central Europeo (BCE).

Interrogado sobre un posible nuevo candidato alemán a la presidencia del BCE, el titular germano de Finanzas le quitó importancia al tema.

"Lo fundamental ahora es tomar las decisiones de fondo que respalden la cultura de la estabilidad monetaria y ya después tendremos tiempo para discutir cuestiones personales en BCE", dijo Schäuble.

En días pasados un portavoz gubernamental había dicho que no había motivo alguno para el que el sucesor de Jean Claude Trichet al frente del BCE tuviera que ser un alemán y que lo importante era la política que éste representase.

Merkel anunció igualmente que el consejo de ministros germano había acordado también designar Sabine Lautenschläger, hasta ahora miembro destacado de la Oficina Federal de Control Financiero (BaFin), vicepresidenta del Bundesbank y sucesora de Franz-Christoph Zeitler, que se jubila.

Casado y padre de dos hijos, Weidmann es apreciado por su competencia por todas las formaciones políticas y defiende vehementemente la estabilidad del euro y los precios, además de dirigir hace tres años el departamento de política monetaria del Bundesbank.
Sin embargo la oposición socialdemócrata había criticado su posible nombramiento por el hecho de que pondría en duda la independencia de la institución bancaria al proceder de las propias filas del gobierno.

Weidmann pertenece desde 2006 al círculo de los mas estrechos asesores de Merkel y desde el año de la crisis de 2008 conoce personalmente a los mas importantes actores en los bancos centrales, los mercados financieros y los gobiernos.

En nombre de la canciller ha sido además el encargado de negociar los acuerdos del G20, el paraguas de rescate bancario y la intervención del Estado en los bancos alemanes mas afectados por la crisis financiera.

Los observadores políticos han destacado estos días que Merkel deseaba resolver cuanto antes la sucesión de Weber, que le ha supuesto un revés, toda vez que su renuncia a suceder a Jean Claude Trichet al frente del BCE deja a Alemania sin un candidato propio para la presidencia del Banco Central Europeo.

El propio portavoz oficial de Merkel, Steffen Seibert, reconoció el lunes que, tras la renuncia de Weber, las autoridades de Berlín no exigen que el sucesor de Trichet "tenga pasaporte alemán"y se conforman con que comparta los planteamientos alemanes para una divisa común estable y la lucha contra la inflación.