«Cómplices» del cielo a Madrid

Dos ángeles buscarán el amor más allá de los prejuicios en un nuevo musical que apuesta por el repertorio del grupo con el que Teo Cardalda y María Monsonis triunfaron en los años 90.

Una escena del musical basado en las canciones de Teo Cardalda y María Monsonis, que dirige Andreu Castro
Una escena del musical basado en las canciones de Teo Cardalda y María Monsonis, que dirige Andreu Castro

Si las canciones de Mecano dieron para un musical, ¿por qué no las de Cómplices? La pregunta no es retórica ni la formula quien firma. Se la planteó Andreu Castro hace tiempo, cuando trabajaba como actor en «Hoy no me puedo levantar». Aquel día hablaba con Teo Cardalda y María Monsonis, o sea, Cómplices al completo, que habían ido a verle. Y la cosa cuajó. Ahora, Madrid acoge el estreno del único musical nuevo en este comienzo de temporada. El propio Castro es el guionista y director, y el productor Juan Baena no dudó en lanzarse al vacío con un espectáculo cien por cien español que produce su compañía, Coral Europa. El resultado es «Cómplices, el musical», montaje que se sirve del repertorio de uno de los grupos que triunfaron en los años 80 y 90 con un pop cálido y éxitos como «Es por ti», «Los tejados», «Hoy necesito» y «Nada es para siempre». Pero, aclara Andreu Castro, «la gente a la que le guste Cómplices y venga buscándolos va a encontrar su magia; a quienes no les guste el grupo, se van a sorprender con unas canciones profundas y unos arreglos espectaculares, además de grandes intérpretes».


Identidad sexual
La historia viaja nada menos que al cielo, donde dos ángeles, David y Matilde, viven enamorados. Pero ella sueña con ese toque humano que no conoce y se empeñará en reencarnarse. Como ni siquiera el cielo es perfecto, la cosa se torcerá, y Matilde será humana, pero transformada en Álvaro. Así arranca una historia de amor que deberá superar barreras. «Es una metáfora muy divertida y sana para la gente. Estamos en una época en la que la homosexualidad no es objeto de la represión de años atrás», explica el director. Eso sí, matiza que no sólo de identidad sexual vive esta historia. «Es una obra reivindicativa en ese aspecto, pero también tratamos temas como los padres de familia a los que despiden de la fábrica, la adolescencia, la rebeldía, las relaciones entre padres e hijos y la incomunicación entre ellos. Estamos hablando de muchas cosas con el cielo como telón de fondo».

Castro explica que, como en casi todo musical que aspire a conquistar la cartelera, habrá «muchísimo humor», aunque, más que en otros, se haya buscado cierta emoción por encima del humor. «Es un poco más londinense. Yo vi "Billy Elliot"y me enamoré de esa estructura, y es la que he intentado darle a esta producción. Por ejemplo, no hay bailarines: son los propios actores quienes cantan y bailan». Y aclara sobre el reparto: «Hay gente que es un descubrimiento, otros vienen de musicales famosos, como Lorena Calero, que era María Magdalena en "Jesucristo Superstar", o Marc Parejo, que viene de "Grease"».

Este último da vida a David, en el cielo, y a Daniel en su encarnación humana. Parejo (Barcelona, 1981) pertenece a una generación que no ha crecido con Cómplices. «Había oído las típicas canciones, como "Es por ti", pero he conocido su discografía aquí, y realmente tienen temas preciosos», asegura Parejo, quien explica que «en el musical hay momentos para llorar y otros para reír. Es muy completo. En España estamos acostumbrados a musicales lineals en lo interpretativo, y aquí se ha hecho un gran trabajo actoral y de dirección de actores». En el reparto comparten protagonismo, entre otros, con María Vilumbrales y Belinda Washington en un papel cómico, el de Magüi, una hippie que esconde un secreto.


Una historia atemporal
En escena, explica Parejo, «el cielo es muy minimalista, para recrearlo se juega mucho con las luces y el humo. La parte que transcurre en la Tierra es un decorado más realista, que recuerda a un barrio», aunque sin apostar por la estética de ninguna década: «Es una historia de amor, con lo cual podría pasar en cualquier época». También atemporales, defiende el actor, son los temas del dúo pop: «Cómplices siguen muy vivos; de hecho, acaban de sacar un disco homenaje con otros artistas».

Borja Voces (Tortosa, 1977) es Álvaro en escena, o sea, la encarnación terrenal de Matilde. «En este musical pasan cosas que nos ocurren a todos, como tener una relación de muchos años y darte cuenta de que no estás enamorado porque otra persona, sólo con una mirada, te remueve más que tu pareja». Es lo que le pasa a su personaje cuando está a punto de casarse. Aunque lleva actuando desde los nueve años, se enfrenta a su debut en el género, pero tiene claro que «de los musicales que he visto, éste es el más realista y en el que mejor encajadas están las canciones en la historia».