Atlético de Madrid

El gol del listo por Julián GARCÍA CANDAU

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El más listo de la clase cambió el signo del partido. David Villa, quien ostenta el mejor porcentaje de goles con España, apareció con la selección dominada, sujeta por la presión chilena, sin poseer el balón, imprecisa en el pase y poniendo sobre el césped toda clase de dudas. No se contenía a Chile porque en el centro del campo faltaba un jugador más de toque. Mandaban ellos y había sensación de que el se difuminaba. Un balón largo de Capdevila para Fernando Torres lo despejó Bravo y Villa, desde la zona media chilena, aprovechó el rechace, disparó a puerta y marcó el primer tanto del equipo español.Nos asustó Mark González, que perdonó el gol. Tampoco estuvo fino Torres. El tanto de Villa sirvió para que los españoles comenzaran a creer en sus fuerzas y a pensar en los octavos. Chile tuvo otra vez el gol en sus botas, pero Beausejour, apretado por Piqué, marró.En medio de la reacción chilena llegó la jugada entre Iniesta y Villa, que remató el primero y logró la segunda diana. El primer tanto fue realmente el decisivo. A los suramericanos les entraron los nervios, enlazaron las faltas, se emplearon con dureza y a Estrada lo acabó expulsando el árbitro.En la segunda parte, contra diez, marcó Chile. Con la entrada de Cesc y la retirada de Torres se ganó posesión y hubo un cuarto de hora brillante. Después, vuelta al juego lento, a la escasa improvisación y el juego previsible. Y en los últimos minutos pacto de no agresión. Se clasificaron los dos con veinte minutos de fútbol basura. No se trataba de hacer más daño al rival porque Suiza y Honduras se limitaban a empatar.