Veinte años del informe Abril

Veinte años del informe Abril
Veinte años del informe Abril

En pleno debate sanitario sobre los distintos problemas que sufre nuestro Sistema Nacional de Salud y pendiente de realizar los cambios estructurales necesarios para la viabilidad y sostenibilidad de nuestro Sistema, conviene recordar que hace unas semanas se cumplieron veinte años –el 25 de julio de 1991– de cuando Fernando Abril Martorell presentaba al ministro de Sanidad de entonces, Julián García Valverde, el informe que lleva su nombre con las conclusiones y las recomendaciones de la Comisión encargada del Análisis y Evaluación del sistema sanitario público español. Hoy, veinte años después con unas circunstancias distintas y en unos momentos donde se plantea el debate y la polémica sobre las distintas ineficiencias, que de una forma u otra afectan al sistema sanitario en su conjunto, muchas de ellas se han agudizado, únicamente se han puesto en marcha cambios liderados por los políticos y economistas en cada una de las Comunidades Autónomas, con la utilización política de la sanidad y la nula participación de los profesionales y de los ciudadanos. Seguimos con una financiación insuficiente para hacer frente al gasto sanitario que ha generado un déficit que no conocemos con exactitud y que como primer «copago» se ha recortado el gasto farmacéutico y de productos sanitarios, así como el gasto de personal al reducir el sueldo a los médicos un siete por ciento y un 5 por ciento a las enfermeras, también se han incluido en esta reducción salarial al resto del personal. Seguimos con la sistemática carencia de una política de recursos humanos, estamos pendientes de un registro centralizado y dinámico de profesionales y continuamos con incentivos perversos e ineficientes, no gana más quien trabaja más y mejor. Continua el debate «blanco» o «negro» «público» o «privado» sobre la gestión inmediata de los servicios sanitarios públicos que en mi opinión es estéril, puesto que ninguna alternativa puede generalizarse.