Vettel un genio precoz

El alemán es el más joven en puntuar, ganar una carrera y ser campeón

VETTEL festejó en el box de Red Bull su primer título de campeón del mundo

Sebastian Vettel (Heppenheim, 3 de julio de 1987) ha batido casi todos los récords de precocidad en la Fórmula Uno. El alemán ha sido mimado por el doctor Hemult Marko, ex piloto austriaco que tuvo que dejar la actividad al perder la visión de un ojo en el Gran Premio de Francia de 1972, y que se encarga de supervisar y contratar a las jóvenes promesas del automovilismo para el dueño de Red Bull, Dietrich Mateschitz.
Rubio, con cara de niño, porque hasta hace poco lo ha sido, cae bien a todo el mundo, menos al otro piloto del equipo, el australiano Mark Webber, porque en F-1 ya se sabe que el principal rival siempre es tu compañero.
Campeón junior europeo y alemán de karting en 2001, en 2005 compitió en la Fórmula 3 Euroseries, en las que fue el mejor debutante con cinco podios. Y con poco más de 18 años, BMW Sauber le dio la oportunidad en el circuito de Jerez de subirse por primera vez a un Fórmula Uno.
Al año siguiente, además de competir en las World Series Renault y de nuevo en la Fórmula 3 Euroseries, BMW Sauber le nombró piloto reserva y su debut como tercer piloto los viernes en el Gran Premio de Turquía no pudo ser más espectacular, al lograr el mejor tiempo de la jornada, que volvería a repetir quince días más tarde, precisamente en el Gran Premio de Italia, en el Autódromo Nacional de Monza.
En 2007, Sebastian Vettel, bajo contrato de Red Bull, se dedicó a tiempo completo a la F-1, y el espectacular accidente del polaco Robert Kubica en el Gran Premio de Canadá le dio la oportunidad de debutar en el de Estados Unidos, en el circuito de Indianápolis, y conseguir, con 19 años y 349 días, su primer récord de juventud al acabar en la octava posición y convertirse en el piloto más joven en puntuar.
Tras su exhibición americana, sustituyó al estadounidense Scott Speed en Toro Rosso y en el Gran Premio de Japón, bajo un diluvio, estuvo a punto de subir al podio.
La primera temporada completa de Vettel en la escudería Toro Rosso, filial de Red Bull y también propiedad de Dietrich Mateschitz, se saldó con el primer puesto en la formación de salida y la victoria en el Gran Premio de Italia, todo ello bajo un diluvio, y arrebatando a Fernando Alonso los récords de juventud.
El pasado año fue ascendido de Toro Rosso a Red Bull y su temporada se saldó con cuatro victorias y fue ya subcampeón del mundo. Nada comparado con lo que le esperaba en 2010.