Bill Richardson «planta» a Obama a dos semanas de su toma de posesión

El gobernador de Nuevo México y ex candidato presidencial demócrata, Bill Richardson, rechazará aceptar el cargo de secretario de Comercio en la Administración del presidente electo, Barack Obama, alegando una investigación judicial pendiente en su estado.
"Déjenme aclarar que tanto yo como mi administración hemos actuado adecuadamente en todas las cuestiones y que esta investigación llevará a esta conclusión", afirmó Richardson, citado por la cadena de televisión estadounidense NBC. "Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la actual investigación habría obligado a un retraso insostenible en el proceso de confirmación", explicó.
Richardson afirmó que no abandonará su cargo de gobernador de Nuevo México. "Aprecio la confianza que ha depositado en mi el presidente electo Obama y valoro nuestra amistad y nuestro trabajo conjunto. Le he dicho que estoy dispuesto a trabajar en el futuro en cualquier modo que estime oportuno", dijo.
"Como todos los estadounidenses, rezo por su éxito y el éxito de nuestro amado país", afirmó Richardson.

OBAMA ACEPTA LA RENUNCIA
El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que acepta "con gran pesar"la decisión del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, de rechazar el cargo de secretario de Comercio en la nueva Administración.
Un portavoz del equipo de transición de Obama confirmó la decisión de Richardson, pero no quiso dar más detalles y explicó que pronto se haría público un comunicado al respecto.
La televisión estadounidense NBC informó de que Richardson rechaza el puesto debido a una investigación pendiente relacionada con la administración del estado de Nuevo México.
"Déjenme aclarar que tanto yo como mi administración hemos actuado adecuadamente en todas las cuestiones y que esta investigación llevará a esta conclusión", afirmó Richardson, citado por la cadena de televisión estadounidense NBC. "Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la actual investigación habría obligado a un retraso insostenible en el proceso de confirmación", explicó.
Richardson afirmó que no abandonará su cargo de gobernador de Nuevo México. "Aprecio la confianza que ha depositado en mi el presidente electo Obama y valoro nuestra amistad y nuestro trabajo conjunto. Le he dicho que estoy dispuesto a trabajar en el futuro en cualquier modo que estime oportuno", dijo.
"Como todos los estadounidenses, rezo por su éxito y el éxito de nuestro amado país", afirmó Richardson.