«Camorra» napolitana en Majadahonda

Detenidos dos peligrosos capos de la mafia de Nápoles cuando salían de un restaurante. Una operación conjunta de las policías española e italiana permitió su localización

Los dos presuntos capos de la «Camorra» napolitana habían escogido para cenar un restaurante de Majadahonda (Madrid) de cocina italiana con un nombre que recuerda a la ciudad a la que pretenden aterrorizar. Como para pasar inadvertidos. Debían tener mucha confianza en su seguridad pero fue un craso error.
 Al abandonar el local, a los mafiosos les esperaban, además de los agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la UDYCO de la Policía Nacional española, otros que forman parte de una unidad de la ciudad en la que perpetran sus crímenes: la Escuadra Mobile de Nápoles.
«Coincidencias» napolitanas
Criminales napolitanos, en un restaurante «napolitano», rodeados de policías napolitanos con la colaboración de agentes españoles. A los mafiosos no les podía salir bien una jugada con tantas coincidencias y así fue.
Una operación conjunta, en la que también ha colaborado la Interpol, ha permitido la localización de Antonio Caiazzo y su lugarteniente, Francesco Simeoli, a los que se imputa ser «capos» de la citada organización delictiva.
Según han informado a LA RAZÓN fuentes de la investigación, Caiazzo estaba huido de Italia desde marzo de 2007, tras cumplir una condena de doce años.
Sobre Simeoli pesaba una orden de prisión preventiva por un delito de asociación para delinquir de carácter mafioso, que incluye también a Caiazzo y a otros treinta afiliados del «clan Vomero».
Estos individuos han sido localizados tras una compleja investigación realizada por la Escuadra Mobile de Nápoles y que ha sido coordinada por la Direzione Antimafia. Se han realizado seguimientos de los vehículos que utilizaban y vigilancia de los lugares que solían frecuentar.
Caiazzo y Simeoli fueron arrestados a las nueve de la noche del lunes cuando salían del referido restaurante y se disponían a abordar un automóvil. Después de ser rodeados, fueron reducidos sin que pudieran oponer ninguna resistencia y sin arriesgar la integridad de las demás personas que en ese momento se encontraban en el interior del local, según las citadas fuentes.
Caiazzo es el jefe del clan mafioso que actúa en los barrios de Vomero (de ahí el nombre de la banda) y Arenilla de Nápoles. Su nombre se hizo tristemente famoso por la guerra de clanes que protagonizó en los años noventa, junto a Luigi Cimmino, otro jefe excarcelado recientemente, con el grupo que dirigía Giovanni Alfano.
Después de decenas de asesinatos, la «guerra camorrística» culminó, en junio de 1997, con la denominada «matanza de Arenella», durante la cual murió, bajo el fuego cruzado de los asesinos, una mujer, Silvia Ruotolo.
En su afán por conseguir un mayor control de zonas en las que ejercer su influencia y extender las actividades delictivas, Caiazzo de enfrentó con su antiguo colega Cimmino y salió victorioso. De esta manera, el «clan Vomero» extendió su influencia a los barrios de Arenella y Camaldoli.
En su ascenso criminal, Caiazzo contó con la colaboración de otro lugarteniente, Maurizio Brandi, actualmente detenido, y, sobre todo, de Simeoli, al que las citadas fuentes consideran un «elemento de gran catadura criminal». Mientras su jefe estuvo encarcelado o huido, actuó como «capo» del clan.