Denuncian la competencia desleal del sector lácteo francés y alemán

También acusan a los países más poderosos de la Unión de hacer «dumping» con este alimento.

Denuncian la competencia desleal del sector lácteo francés y alemán
Denuncian la competencia desleal del sector lácteo francés y alemán

Sigue sin cerrarse la caja de los truenos que mantiene en vilo a los productores de ganado de leche de Castilla y León desde hace ya muchos meses. Ayer lo decía muy claro el presidente de la Federación Nacional de Productores Lácteos, el leonés José Antonio Herrero, quien denunció «competencia desleal» del sector francés y alemán.A su entender, los dos países con mayor presencia en las instituciones comunitarias y mayor peso decisorio en ámbitos como el agrícola y ganadero, hacen «dumping», una práctica según la cual una empresa fija un precio más bajo para los bienes exportados que para los que se venden en el propio país. «Se paga a los ganaderos en torno a 30 céntimos de euro y se mete en España a 22», indicó Herrero, quien vaticinó que, de seguir así la situación, España registrará un «notable abandono» de las explotaciones.España produce seis millones de toneladas de leche de vaca y un millón adicional de otras -oveja y cabra-, pero el consumo supera los nueve millones, lo que deriva en un déficit, que se cubre con partidas de leche procedentes de países de la zona euro.Para el directivo del sector lácteo, mientras Italia y Grecia tienen unos reglamentos que impiden el «dumping» en el sector, esta práctica comercial se realiza en España de forma masiva, a través de grandes cadenas comerciales.«Dumping» globalizadoPero esa práctica comercial se aplica también a productos transformados: «se ha estado importando queso a 2,5 euros el kilogramo, cuando la elaboración con leche requiere un coste mínimo de cuatro o cinco», dijo Herrero.En la actualidad la leche se está pagando al ganadero a precios similares a los de 1992-93, cuando por las subidas de costos debería estar bastante por encima, lo que en opinión del dirigente de los productores está generando explotaciones y la venta de vacas de leche para producción cárnica, algo inaudito en un país deficitario, informa Efe.Esta situación repercute en otros ámbitos de la ganadería, pero también agrícolas.