Europa

Elsa Pataky: «No se puede agradar a todo el mundo»

2009 promete ser el año triunfal de la actriz más deseada del cine español. Entre las cuatro películas que veremos suyas destaca «Giallo», dirigida por el maestro Dario Argento y en la que comparte protagonismo con su novio, Adrien Brody

Elsa Pataky: «No se puede agradar a todo el mundo»
Elsa Pataky: «No se puede agradar a todo el mundo»

La agenda de Elsa Pataky parece una hoja de ruta: hoy Milán, mañana París, al día siguiente Nueva York... Aun así, logramos que nos haga un hueco para hablar del que promete ser su año: el estreno de cuatro películas rodadas en el extranjero y una carrera internacional imparable confirman que hay vida después de Penélope. -Se acaba de estrenar «Máncora» en el festival de cine de Miami, «Give'em Hell Malone» irá a Cannes y también la veremos en «Mr. Nice» y «Giallo». ¿Por dónde empezamos?-Ja, ja, ja. Son todas tan distintas... «Máncora» va dirigida al público joven, y trata sobre la libertad, de cómo unos jóvenes se buscan a sí mismos en un pueblo surfero de la costa peruana. En «Give'em Hell Malone», dirigida por el realizador de «Resident Evil», interpreto a una «femme fatale», una de esas mujeres de los años 50 que parecían tan inocentes pero que siempre escondían algún secreto. En «Mr. Nice» soy la primera esposa de Howard Marks, un traficante de drogas que formó parte del servicio secreto británico y se formó en Oxford junto a gente influyente de la década de los 60. Y, por último, «Giallo», una película de terror donde interpreté el papel de víctima. Fue un rodaje duro, pero me hizo mucha ilusión trabajar con mi pareja.-Tanto rodaje internacional le está permitiendo codearse con medio Hollywood... ¿Sigue sorprendiéndose o ya se ha acostumbrado?-La verdad es que te acabas acostumbrando. Pero hay gente a la que admiro desde pequeña y cuando he tenido la oportunidad de trabajar con ellos ha sido maravilloso.-Desde fuera parece una vida de cuento, más después de haber visto el impresionante castillo que ha comprado con su novio. ¿Es allí donde vive?-Lo cierto es que la mayor parte del tiempo la paso... entre aviones y aeropuertos. Normalmente no estoy más de una semana seguida en el mismo sitio; todo tiene su momento en la vida y ahora me toca trabajar. Algún día llegará la hora de estabilizarme en un sitio y echar raíces. -Poco a poco, los actores españoles se van haciendo un hueco en la Meca del cine. ¿Coincide con ellos?-Sí, sobre todo con Paz Vega. Nos vemos por aquí, en fiestas, festivales... Es muy agradable compartir experiencias con ella. -En el extranjero no para, pero después de su trabajo en «Ninette», de José Luis Garci, se le echa de menos en un papel que demuestre su capacidad como actriz en España.-Me gustaría trabajar de nuevo con directores españoles, claro que sí, pero, de momento, las oportunidades están aquí.El trampolín de Hollywood-¿Cree que, como ocurrió con Penélope, Hollywood le servirá como trampolín, pero será Europa donde logre los mejores papeles?-Lo que ocurre es que el concepto de cine es diferente y no se puede comparar, ya que la industria en Estados Unidos es muy poderosa. Aun así, es cierto que para una actriz los guiones que llegan de Europa pueden ser más apetecibles, igual que los que se están escribiendo en Iberoamérica.-¿Sigue compaginando su carrera con la firma de moda que creó hace unos años?-Uf, esa parte está un poco atascada... Tener una firma lleva muchísimo tiempo, y ahora no lo tengo. Pero soy una persona muy activa y pienso retomarlo.-Su agenda debe de ser una locura. Para que nos hagamos una idea: ¿cómo tiene organizado hoy el día, por ejemplo?-Como ahora mismo estoy con la promoción de «Máncora» me dedico a hacer entrevistas, pero en un día normal en Los Ángeles suelo trabajar un par de horas con una «coach» y, si puedo, hago algo de deporte. Me encanta practicar yoga o dar un paseo en bicicleta con mi perro. También dedico mucho tiempo a leer guiones. -Volvamos a «Giallo». Aparte del interés que despierta porque comparte protagonismo con Adrien Brody... ¿Cómo fue rodar junto al maestro del terror Dario Argento?-Dario es un director con las ideas muy claras, pero lo que más me sorprendió de él es que siempre se está riendo: tiene un gran sentido del humor. Para mí fue un honor trabajar con él, porque es una leyenda del cine. -A veces se crea una imagen de Elsa Pataky, como de otras actrices, alejada de la realidad. ¿Sigue intentando demostrar que no es así o ya ha tirado la toalla?-Es muy difícil, porque la imagen que tiene la gente de mí le llega a través de las fotos, los estrenos, las películas... A veces, cuando alguien me conoce, me dice que no imaginaba que fuera así, y yo pienso: «¿Cómo creías que era?». Como dices, llegas a tirar la toalla, porque no se puede agradar a todo el mundo y cada uno es como es.-Llama la atención lo mucho que cuida sus apariciones en festivales y galas, consciente de lo que vale la imagen física. Además, la hemos visto recientemente en los mejores desfiles de Milán y París. ¿Cree que en el cine español se preocupan poco de estos aspectos, quizá porque piensan que es una frivolidad? -Todo depende mucho de la personalidad y del actor. Para mí el cine tiene que estar unido a la moda y al glamour, porque es parte de él, y yo intento estar elegante porque lo entiendo como parte de mi trabajo. De pequeña, siempre que veía las películas de mis actrices favoritas, sobre todo las de los años 50, me fijaba en su estilo increíble. Es algo que me dejó muy marcada, por eso creo que son dos conceptos que van unidos. De todas maneras, cada uno es libre de pensar lo que quiera y de hacer lo que quiera, por supuesto. Pero, si te fijas, últimamente cada vez más actrices cuidan su imagen cuando aparecen en festivales y estrenos. -Antes de convertirse en actriz estudió periodismo... ¿Qué tal lleva las entrevistas? ¿Se imagina volviendo algún día al otro lado de la cámara?-Bueno... empecé trabajando en el mundo del periodismo y la verdad es que no tengo problema con los profesionales. Entiendo a los periodistas, pero... me quedo donde estoy. Es lo que más me gusta hacer, así que espero no tener la obligación de volver al otro lado.-De acuerdo, entonces entenderá que ahora toque la pregunta obligada: parece que, frente a quienes pensaban lo contrario, su relación con Adrien Brody marcha viento en popa... ¿Es verdad que hay boda a la vista?-Eso pertenece a mi vida privada.

 

Pataky, del uno al diezEntre aviones y salas de espera, la actriz respondió a este mini cuestionario después de que la abordaramos con mil preguntas. Con paciencia infinita y una simpatía que no ha disminuido desde que comenzara a abrirse un hueco en este mundo, nos lo envió días después.1. Una ciudad para vivir: París.2. Una comida: el jamón ibérico.3. Un regalo que la convertiría en la mujer más feliz: ¿una caja de felicidad vale?4. Un lugar para descansar: mi cama. 5. Su rincón favorito cuando está en España: mi casa de Madrid.6. Una canción: alguna de Mecano.7. Un libro: «Los renglones torcidos de Dios», de Torcuato Luca de Tena.8. Una película: cualquiera de las tres entregas de «El padrino», de Francis Ford Coppola.9. Un viaje por hacer: ¡no más viajes, por favor, ja, ja, ja!10. Si no hubiera sido actriz, sería… ¡uf, a saber!