Cine

Emma Watson: la chica perfecta

Emma Watson:  la chica perfecta
Emma Watson: la chica perfecta

A cuadros. Así se quedará más de uno cuando vea la nueva imagen de Emma Watson, la conocida Hermione Granger de la saga «Harry Potter», vestida con uno de los estampados más célebres del mundo de la moda: el «check» de Burberry. Y todo por obra, gracia y magia del fótografo Mario Testino y de Christopher Bailey, director creativo de la firma inglesa desde 2001. Pocos como él consiguen convertir en oro todo lo que tocan. Y no sólo en lo que respecta a sus colecciones para Burberry Prorsum, la línea más lujosa de la casa y una de más exclusivas del «fashion system». Tiene también la envidiable cualidad de transformar a los modelos de sus campañas de publicidad en chicas y chicos «it». Sin excepción.
Nada de escándalos
Así ha ocurrido temporadas atrás con Agyness Deyn, Lily Donaldson y Coco Summer. Y así sucederá con su nueva «elegida», la protagonista de la saga creada por J.K. Rowling, nacida en 1990 y que, con sólo 9 años, rodó su primera película sobre el famoso mago infantil. Pero con una diferencia: Emma no es una chica cualquiera. Su espíritu solidario (esta Navidad pedía desde su web que sus «fans» colaboraran con Unicef), discreción, inteligencia y férrea defensa de su formación académica, algo inusual entre las jóvenes estrellas, hacen de ella un personaje infinitamente más interesante. Nada de escándalos .
Watson, que nació en París (sus padres, abogados de profesión, trabajaban entonces allí), ha tenido la infancia propia de las estrellas: frecuentes faltas de asistencia al colegio, cambios de residencia (con 5 años, tras el divorcio de sus padres, se trasladó a Inglaterra), ganancias astronómicas (en 2007 ocupaba el puesto 15 en la lista Forbes de las 20 estrellas jóvenes más ricas) o precoces portadas de revistas (con 15 años se convirtió en la «cover girl» más joven de la historia de «Teen Vogue», la edición adolescente de la famosa cabecera de moda). Sin contar con que, antes de cumplir los 18 años, ya había sido incluida en varias listas de las mujeres más sexys del mundo. Además, el rapero americano Boydestiny le ha dedicado la canción «You got me going», conocida como «The Emma Watson song».
Vida sana
Apasionada por la moda, los mejores diseñadores se pelean por vestirla (desde Alexander MacQueen a Chanel, Alice Temperley o Rodarte) y, como buena estrella, genera cotilleos. Pero «sanos». Un ejemplo: el que la confirmaba el año pasado como sucesora de Kate Moss y Keira Knightley al ser supuestamente fichada como imagen del perfume Coco Mademoiselle de Chanel. Se habló incluso de un contrato por dos años y seis millones de dólares de ganancias, algo que fue desmentido por la «maison». Aun así había algo de cierto en esa relación con la casa francesa: su amistad con Karl Lagerfeld, quien ya la ha inmortalizado con su objetivo. ¿El resultado? La portada y reportaje interior, «look» de monja futurista incluido, del número de mayo de la revista francesa «Crash». También ha sido portada reciente de «Interview», así como protagonista de la revista internacional «Vs», donde sus «fans» se sorprenderán con su erótica imagen captada por la fotógrafa alemana Ellen von Unwerth, responsable del lanzamiento al estrellato de Claudia Schiffer. Y, a propósito de este reportaje, muchos de sus seguidores se preguntarán si sería capaz de desnudarse en la gran pantalla. Ella, al menos de momento, lo tiene claro: «Sólo lo haría si Bertolucci me lo pidiera», confesaba recientemente. Ese momento aún no ha llegado, como tampoco lo ha hecho su primer papel de «adulta». Pero cuando le llegue quizá sea, como ella misma afirma, «demasiado tarde, pues ya estaré estudiando en la universidad. Y tendré que decidirme entre las dos cosas».
Empollona orgullosa
Y es que ahí reside, precisamente, su gran atractivo: su obsesión por dar prioridad absoluta a sus estudios. Así, sus aspiraciones a corto plazo parecen ser estudiar en una prestigiosa universidad americana. Según ha comentado, no sólo no le importa ser una empollona; quiere serlo a toda costa y si bien no se matriculará en Oxford ni Cambridge, donde estudiaron sus padres, sí lo hará probablemente en EE.UU. Ya hay rumores que aseguran haberla visto visitando las instalaciones de Harvard, aunque parece ser que también ha sido admitida en Yale para el próximo curso, que comenzará en septiembre y coincidiría con sus nuevas portadas para «Vogue» y «Vanity Fair», entre otras. ¿Conseguirá graduarse?