Eurovision: «Sí we can»

Youtube lanza la carrera internacional de la representante española de Eurovisión TVE se vuelca en su promoción exterior como no lo hizo con Rodolfo Chikilicuatre

Eurovision: ¿Sí, we can¿
Eurovision: ¿Sí, we can¿

Cuando venció a una Melody alérgica a los gorilas y enrabietada con Los Vivancos, se comprometió a ejercer de Obama en Eurovisión para España . No han pasado ni por asomo los cien días de gracia y Soraya está cumpliendo a rajatabla su programa internacional para salvar a nuestro país de una crisis euro visiva perenne. Y todo gracias a Youtube. Sus embajadores son los eurofans que renegaban del tupé prefabricado de Rodolfo Chiquilicuatre. Tanto es así que un tinerfeño registrado en la red como David Rodríguez ha creado una campaña publicitaria de cinco spots en los que se funde la imagen discotequera y poco cañí de Soraya con la de una España que aúna vanguardia y tradición sin rastro alguno de caspa. En apenas una semana, más de 15.000 internautas han visto estos vídeos que actualiza tópicos como el sol y la fiesta, pero que también recuerda como "en 1992 hicimos los mejores juegos olímpicos de la historia, en 2010 podemos hacer el mejor festival". Estos textos en inglés los adereza con un viaje virtual a la Sagrada Familia de Barcelona, el Teide, la Alhambra y las Casas Colgantes de Cuenca. Bien es verdad que las imágenes pertenecen a otros anuncios como los de turismo de Andalucía y Valencia, o de la candidatura olímpica de Madrid 2012. Pero no menos cierto es que el ágil montaje de imágenes, bañado con el videoclip de "La noche es para mí"no resulta …. Parece más una campaña de turismo nacional con Soraya como abanderada. Para rematar, se pide el voto echando mano del espíritu Obama con un: "Sí, we can". Pero la proyección exterior de la extremeña oxigenada no es cosa sólo de los eurofans. TVE ultima, dos meses antes del concurso, el vestuario y la puesta en escena y Soraya ha abierto un blog en español y en inglés en el que cuenta su día a día, incluidas las peripecias de su gato Max. Además, las versiones subtituladas de "La noche es para mí se multiplican por la red: del sueco al albanés.Gira europea Tomarse el festival a broma -en el mejor de los sentidos- con Buenafuente de guionista no convenció en Serbia, y ha tenido que ser de nuevo el maridaje entre OT, Valemusic y TVE que colocó en buen lugar del ranking a Rosa, Beth y Ramón, el que permite soñar con los "twelve points"más allá de los de Andorra y Portugal. Así, el año pasado el presupuesto de la corporación pública para promocionar a Chikilicuatre por Europa, ascendió a cero euros. El máximo esfuerzo recayó en subtitular "El baile del Chiki-chiki"en varios idiomas en internet. "Viajar para promocionarse fuera no sirve para nada en las votaciones"justificó entonces a LA RAZÓN un directivo de la cadena. Ahora con Soraya, que le ha ahorrado a la pública el presupuesto del videoclip -venía con ello de casa- ya se ha cerrado un tour promocional a mediados de abril por Bélgica, Reino Unido, Países Bajos, Rumanía y Grecia. En el caso del país heleno, han hecho de la necesidad, virtud. La aparición, también en Youtube, de una maqueta en griego hace unas semanas de "La noche es para mí"propició rumores sobre un posible plagio o incluso la eliminación del concurso si se comprobaba que el tema había sido publicado antes de tiempo. Las dudas se disiparon pero el entuerto dio a Soraya la popularidad justa en el país para decidirse a publicar disco allí. APOYO: Cuarenta años sin ganar"Si la Selección de Fútbol y Nadal han llegado a lo más alto este año, ¿por qué no vamos a ganar Eurovisión?". Con esta premisa asumió Soraya su papel de abanderada eurovisiva justo cuando se cumplen cuarenta años de la segunda y última victoria de RTVE en Eurovisión. Los cristales de Swarovsky que Salomé meneaba hasta descoyuntarse en el "Vivo cantando"saben a nodo y la victoria del "La,la,la"Massiel un año antes se ha visto embriagada por un cierto tufo a tongo franquista. A esto hay que unir la orfandad de puntos de los últimos cuatro años -no se ha pasado de décimoquinto puesto- y una audiencia decreciente que sólo rescató Chikilicuatre.