«Hemos perdido la confianza»

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Maxi Rodríguez heredó el brazalete y las responsabilidades de Fernando Torres al comienzo de la temporada y por el camino se le quedaron los goles. Sólo ha marcado uno menos que el año pasado. Pero antes necesitaba diez partidos para marcar seis y ahora veinticuatro para conseguir cinco. Las necesidades del equipo lo alejan del área, pero la exigencia no la pierde. «Si en un partido hago un gol, al siguiente quiero dos», advierte.
-¿Ha perdido peso en el equipo esta temporada?
-Peso no, cada vez estoy más fuerte en ese sentido. El cambio está en la posición, ahora juego de mediocentro o en la banda. El año pasado estaba Fernando [Torres] solo y yo de segunda punta. Ahora hay dos delanteros importantes que cambian un poquito el sistema. Me adapto bien a jugar en el medio, pero no estoy tan en contacto con el gol como antes.
-¿Se siente bien de medio centro?
-No es mi puesto natural. Prefiero jugar en banda o de media punta, pero las circunstancias del equipo en este momento, que no tiene mediocentro hasta que los lesionados se recuperen, obligan. No es una de las posiciones en que más me agrada jugar.
-¿Cuál es la causa del bajón del equipo en los últimos partidos?
-Todo pasa por la cabeza. La confianza que teníamos antes y que a los quince minutos nos hacía ganar 2-0 no la tenemos ahora. Nos eliminaron de la Copa del Rey, de la Uefa, en Liga encajamos dos derrotas seguidas y es doloroso.
-¿Se malacostumbró a la afición con las goleadas en el Calderón?
-Ya dije que no todos los días íbamos a hacer cuatro goles. Hubo tres partidos seguidos en que los marcamos, pero cuando haces uno tienes que intentar que no te marquen ellos. Eso es lo que nos pasó el último mes, ya no teníamos la confianza de los primeros partidos.
-¿Es demasiada responsabilidad jugar en un grande sin resultados?
-Se viene acumulando desde hace muchos años. Es normal que la gente esté ansiosa y también los directivos y los jugadores. Han pasado futbolistas muy importantes que no consiguieron nada y nosotros no queremos ser uno más de esos que se tuvieron que ir.
-Al principio de temporada parecía superada esa presión.
-En los primeros partidos parecía que el equipo iba a salir campeón del mundo y ahora se perdieron tres o cuatro partidos seguidos y parece que el equipo es una mierda. Y eso no es, hay que tener un equilibrio tanto fuera de la cancha como dentro. Falta el término medio, hay que tener paciencia.
-¿Es mucha responsabilidad heredar el brazalete de Torres?
-Fernando era un icono. Hablabas del Atlético de Madrid y lo relacionabas con él. Uno lo trata de asimilar. Es mi primer año y estoy muy contento de llevar el brazalete de una institución como el Atlético. Estoy muy orgulloso y ojalá pueda llevarlo muchas temporadas más.
-¿Fue una liberación para la plantilla su marcha?
-Se le extraña como persona. Compartí dos años con él muy buenos y como persona es excepcional. Como jugador todos lo conocemos, no hay que hablar, pero creo que se fue un gran compañero.
-¿Ha heredado también el liderazgo con el brazalete?
-Uno tiene la responsabilidad de ser el capitán, pero el plantel tiene mucho más peso que en años anteriores. Es mucho mejor para todos nosotros. El año pasado la responsabilidad la tenía Fernando, la tenía yo y algún otro. Este año hay muchos más nombres, hay mucha más calidad y se reparte más el peso.
-¿Le ha perjudicado la llegada de tantos jugadores ofensivos?
-Seguro. Pero uno sabe el trabajo que tiene que hacer. Yo sé que por delante tengo dos goleadores y yo no soy un goleador. Estaba acostumbrado a pisar el área con más frecuencia y ahora tengo que hacer más desgaste, más trabajo sucio. Tengo que correr más, trabajar en el medio, ayudar a la defensa y llevar la pelota hacia arriba. El desgaste es más grande y brillas menos.
-Lo que no ha perdido es la confianza del entrenador.
-Eso es lo principal. A veces puede que no te salgan las cosas, pero al menos hay que correr y mantener la actitud. Con eso contagias mucho más a tus compañeros.

El capitán del club
Maxi Rodríguez fue el hombre que eligió el club como capitán cuando Fernando Torres se marchó. Un hombre de carácter al que nunca le ha pesado lo que dicen los medios ni lo que cuestan sus traspasos. Tampoco la responsabilidad de jugar en un grande. «Prefiero tener la presión de levantar alguna Copa que la de no descender. Tener esa presión creo que es lo más lindo que hay», asegura. Y eso es lo que espera volver a sentir con el Atlético.