La crisis obliga a suspender el próximo Salón del Motor Británico

La recesión ha obligado a suspender el Salón Internacional del Motor Británico del próximo año, algo que sólo tiene un precedente en las dos guerras mundiales, informa hoy el diario «The Independent». Se esperaba que medio millón de visitantes acudieran al llamado British International Motor Show (BIM) en el centro de exposiciones de ExCEl, pero las ventas de automóviles están por los suelos y los fabricantes no se sienten en condiciones de gastar ese dinero. El BIM sobrevivía a la Gran Recesión de los años treinta del siglo pasado, pero parece haber perdido sentido cuando las ventas de vehículos han caído en más de un quinto en febrero y van a caer aún más, según se prevé, el próximo año. Suspendido sólo durante la llamada Gran Guerra (1914-1918) y el segundo conflicto mundial (1939-1945), el BIM fue un éxito creciente y en los años setenta y ochenta, cuando el evento se trasladó de Londres a Birmingham, hasta un millón de personas acudieron a ver el estreno de modelos como el Jaguar XJ220 y el Lotus Eclat. En el 2006, el Salón del Motor regresó a Londres y adquirió un carácter más interactivo: así por primera vez se permitió a los visitantes no sólo admirar los nuevos modelos y las muchachas sentadas en sus alerones, sino incluso ponerse también al volante para probarlos. Nada de eso será ya posible en el 2010 por culpa de la crisis, que ha castigado duramente al sector.