Libros

La vida de Sadam en 4 capítulos

MINISERIE / CANAL + ESTRENA HOY UNA FICCIÓN QUE INDAGA EN LA INTIMIDAD DEL DICTADOR IRAQUÍ

La vida de Sadam en 4 capítulos
La vida de Sadam en 4 capítulos

I gal Naor, un actor que salvó la vida en un bombardeo ordenado por el dictador, es el encargado de darle vida en «House of Saddam», la producción de la HBO y BBC que estrena esta noche Canal +. La miniserie, de cuatro capítulos, retrata, con gran realismo, el círculo íntimo de Sadam Hussein, su carácter y las conspiraciones surgidas en el seno familiar, desde su ascenso al poder, en 1979, hasta su detención, en 2003.

La ficción revisa la historia y presenta una perspectiva totalmente nueva del protagonista, al margen de valoraciones políticas o propagadandísticas, mostrando a un hombre carismático e idealista cuyos actos y debilidades, sobre todo su obsesión por mantenerse en el poder a cualquier precio, llevaron a su país, a su familia y a sí mismo a la perdición.


Parecido espectacular

Conocido el proyecto, el principal problema que se encontraron las dos productoras era escoger al actor ideal, y éste surgió por sí solo, cuando al enterarse de la idea se puso un bigote falso y mandó sus fotos por e-mail al casting. Cuatro horas más tarde le estaban llamando desde Londres para la primera reunión con el director y productor.

Su gran parecido con el dictador pudo comprobarlo Igal Naor en persona durante el rodaje, con la reacción de la gente por los diferentes pueblos iraquíes que visitaba: «Eran lugares remotos en los que actuaban como si yo fuera el propio Sadam, pidiéndome mi bendición y suerte para la guerra».

Además, la miniserie ha contado con un gran trabajo de documentación, que llevó al equipo de la HBO nada menos que tres años de investigación, con expertos que estudiaron y compararon horas de entrevistas y películas caseras.

«House of Saddam» comienza en 2003, con Sadam despidiendo a sus hijos entre bombas y retrocede en ese primer capítulo a 1979, al séptimo cumpleaños de su hija, cuando él y sus aliados fuerzan al entonces presidente Hassan al-Bakr a dimitir. En el segundo se traslada a 1988, año en el que Bagdad está de fiesta tras la victoria ante Irán. El tercero transcurre en 1995, cuando Irak se ve debilitada por las sanciones de la ONU y las relaciones entre los hijos y yernos de Sadam por la sucesión se tensan. La última entrega se centra en 2003, cuando sus hijos y él son descubiertos y se ofrece recompensas por ellos.