Penélope pone de moda a la novia de Jagger

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

a página web de la revista «In Style» ha dictado sentencia. El vestido con el que Penélope Cruz acudió a la presentación de «Elegy», su nueva película, en el festival de Berlín, se ha convertido en la pieza de la temporada, y no sólo porque haya convencido a la prensa especializada. Se trata de un diseño de L' Wren Scott, pareja de Mick Jagger, ex modelo, estilista y diseñadora de moda. A pesar de no ser muy conocida en este mundo, la mormona Luann Bambrough (así es su verdadero nombre) ha desarrollado una activa carrera con las firmas más prestigiosas del sector.

Nacida en 1967 en Utah, ha puesto su firma a los desfiles de Lagerfeld, y llegó a trabajar como estilista de editoriales de moda y campañas de publicidad para publicaciones como «Donna» o «Calvin». También ha tenido tiempo para hacer sus pinitos en la fotografía de la mano de consagrados especialistas como Herb Ritts o Helmut Newton. Incluso películas como «Diabolique» con Sharon Stone de protagonista o «Misión Imposible» llevan su estilista sello. Trabajando siempre entre bambalinas, alejada de los focos de la fama, su nombre aparece ahora en las portadas del «papel couché» gracias a su nueva faceta: la de pareja del vocalista de los Rolling Stones.

 

Estilo simple y austero

Ella insiste en que el jefe de sus «Satánicas Majestades» es un pilar esencial en su vida pero prefiere continuar a su sombra. Desea que sus creaciones triunfen en un mundo cerrado y elitista. De estilo simple y austero, plantea sus vestidos y trajes desde el predominio de los colores negros y grises, y sus clientes han alabado estas aportaciones como «personalistas, de buena calidad y atentas al detalle».

Sin embargo, lo que no ha pasado desapercibido en las presentaciones oficiales de L`Wren ha sido su descomunal altura (mide 1,93 centímetros), sus labios gruesos y rojos y sus vestidos ceñidos y casi siempre negros. Cuando creó su propia firma, allá por el año 2000, venía de ocupar la dirección de estilo de la gala de los Oscar y de colaborar para revistas como «Vanity Fair», «Vogue Francia» y «Rolling Stone». Entonces se consagró como reputada experta y un nombre a seguir por los más exigentes de Hollywood. Tanto, que George Clooney le tiene que agradecer su trabajo en «Ocean Thirteen» y la misma Sharon Stone la ha convertido en su diseñadora fetiche.