Por la recuperación de la Ertzaintza en la lucha contra ETA

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El Gobierno del cambio, que desde la próxima semana liderará el socialista Patxi López en el País Vasco, tendrá en el acorralamiento de ETA y de su entorno uno de sus objetivos esenciales. Para ello, el nuevo consejero de Interior tendrá ante sí la labor de recuperar para la lucha contra el terrorismo a la Ertzaintza, un cuerpo integrado por excepcionales profesionales, que, sin embargo, ha sido, durante los últimos 30 años, manipulado desde Ajuria Enea con el único fin de servir a los intereses del nacionalismo vasco. Una manipulación que ha llevado a la policía vasca a no arrestar a ningún miembro de la banda durante años y a protagonizar fallos y episodios de descoordinación inexplicables que han culminado con la huida de pistoleros o con atentados que podían haberse evitado. Un error de estas características es lo que, según la documentación a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, habría sucedido con el etarra Manex Castro, autor del atentado con bomba contra la sede del PSOE en Lazcano, y del que la Ertzaintza tenía pinchado su teléfono móvil con anterioridad a que cometiera la acción terrorista. Hechos como éste son los que deben motivar al nuevo Ejecutivo a reconducir a la Ertzaintza a un camino, el del fin de ETA, que sus agentes desean más que nadie por haber sufrido en primera persona la sinrazón de su violencia.