Por un mundo sostenible

Hoy celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente. Una fecha importante para quienes compartimos los objetivos de Naciones Unidas de luchar por un medio ambiente más saludable y más sostenible; y para quienes nos solidarizamos con las propuestas y recomendaciones de su Programa, que suponen mayor bienestar y calidad de vida. Una buena oportunidad para poner rostro humano a los problemas ambientales y para que todos unidos nos comprometamos en combatir el cambio climático. Contaminación, aprovechamiento abusivo de los recursos naturales, desertización y pobreza son problemas a los que hay que hacer frente con decisión y con constancia; y para ello, son fundamentales la educación ambiental y la sensibilización social, así como una estrategia mundial y europea ambiciosas para reducir los gases de efecto invernadero. Conseguir una reducción del 20% para 2020, ampliable a un 30%, es un compromiso que no cabe ignorar. Sin embargo, el Gobierno Socialista camina en otra dirección. Una cosa son las declaraciones y el radicalismo verbal y otra bien distinta los hechos y la pasividad del Gobierno de Zapatero, que nos está alejando de los objetivos europeos de reducción del CO2. España corre riesgos ante el cambio climático. Según el protocolo de Kyoto, deberíamos limitar las emisiones en 2012 a un incremento del 15% respecto de los niveles de 1990, pero el Gobierno Socialista, con su indiferencia, ha hecho posible que, ya en 2007, se registraran aumentos del 57%. Cuando el PP estaba en el Gobierno, aprobamos el Plan de Energías Renovables y la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética. Y ahora, desde la oposición, pedimos al Gobierno de Zapatero que ponga fin a las incertidumbres que ha creado sobre el futuro de las energías renovables y que apoye tecnologías limpias. El Gobierno tiene que cumplir los compromisos con la UE, impulsar medidas eficientes e innovadoras y apoyar la investigación con las posibilidades que ofrece el programa marco comunitario. Además, es necesaria y urgente la aprobación de un Plan Nacional de Reforestación con el triple objetivo de evitar los incendios forestales, potenciar el sumidero de CO2 y crear empleo en el medio rural. Plantar árboles, ahorrar agua y energía, moderar la velocidad y reciclar residuos son consejos del Programa de Naciones Unidas que el PP quiere compartir con los ciudadanos. Creemos que estas conductas responsables, la promoción de los valores medioambientales y el respaldo de las iniciativas de las Asociaciones y de los poderes públicos son las mejores herramientas para luchar contra el Cambio Climático, para conservar nuestro entorno y para un Desarrollo Sostenible.