Sarkozy Carla Bruni y el hijo de la novia

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

espués de su mediático viaje a Egipto en plena Navidad, días antes de que Sarkozy visitara de manera oficial El Cairo, nada hacía presagiar que el presidente francés y su novia, Carla Bruni, volverían a repetir el «show». Sin embargo, no han querido defraudar a quienes se quedaron con ganas de más y ayer recorrieron juntos la ciudad monumental jordana de Petra, según informaron fuentes turísticas del país.

 

Invitados por el rey jordano

Sarkozy y Bruni aparecieron ayer por primera vez en público en Jordania después de que la comitiva presidencial francesa llegara ayer por la tarde a la ciudad costera de Aqaba, junto al mar Rojo y a unos 120 kilómetros al sur de Petra, sin que ningún periodista pudiera constatar la presencia de la italiana, quien llegó acompañada por su único hijo, Aurélien, de seis años y fruto de su relación con el filósofo Raphael Enthoven.

A su llegada, y horas antes de dejarse fotografiar junto a su novia, Sarkozy se entrevistó con el rey Abdalá II de Jordania durante una reunión en la que trataron los últimos acontecimientos en la región de Oriente Medio. Con esta visita «de carácter privado», según la calificó el Palacio del Elíseo, el jefe del Estado francés respondía a una invitación del monarca jordano y su esposa, Rania.
La pareja ha viajado al reino hachemí días después de pasar sus vacaciones de Navidad en Egipto, en donde visitaron las ciudades turísticas de Luxor y Sharm el Sheij, informa Efe. En aquella ocasión les acompañaba Pierre, uno de los hijos de Sarkozy y su primera esposa, Marie Dominique Culioli. Pero lo más curioso de la aparición en escena de Aurélien es que el pequeño pasó prácticamente todo el recorrido por la ciudad monumental subido en los hombros de Sarkozy, con quien demostró tener una gran confianza. Eso sí, al pequeño no le hizo ninguna gracia que decenas de «paparazzi» les fotografiaran a cada paso, así que optó por ocultarse el rostro con las manos, quizá a falta de las ya habituales gafas de sol de su madre y el presidente francés.