Libros

Una guionista de «CSI» utilizó la serie para una venganza personal

Una guionista de «CSI» utilizó la serie para una venganza personal
Una guionista de «CSI» utilizó la serie para una venganza personal

Hay veces en que la realidad supera a la ficción, y otras, como ocurrió en un capítulo de «CSI Las Vegas», que es sospechosamente parecida. Así lo creen una pareja de agentes inmobiliarios, Melinda y Scott Tarkin, cuando vieron un capítulo de la aclamada serie en la que dos agentes inmobiliarios con sus mismos nombres de pila son los protagonistas. Se da la circunstancia de que una de las guionistas de la serie, Sarah Goldfinger, era cliente del matrimonio Tarkin, con los que negoció la compra de una propiedad y con los que finalmente no alcanzó un acuerdo. Su sorpresa fue mayúscula cuando vieron el capítulo «Deep Fried and Minty Fresh» de la novena temporada, en la que Melinda resultaba asesinada y el principal sospechoso es su marido, Scott, al que se le descubren dos aficiones: beber mucho alcohol y ver porno. La pareja pide 6 millones de dólares (4,2 millones de euros) en cuestión de daños y perjuicios, ya que aseguran que la acusada se ha vengado de ellos ante toda la audiencia americana.