Encarcelados por error tres negros durante 36 años en EE UU

Los tres hombres fueron condenados a muerte en 1984 por el asesinato de un adolescente en Baltimore

El "trío de Maryland" después de haber sido liberados tras cumplir 36 años de prisión de forma injusta
El "trío de Maryland" después de haber sido liberados tras cumplir 36 años de prisión de forma injustaJerry JacksonAP

Alfred Chestnut, Andrew Sewart y Ransom Watkins fueron sentenciados a muerte en 1984 por acabar con la vida de un niño de 14 años un año antes. El lunes fueron puestos en libertad en Baltimore después de que un juez anulara sus condenas tras haber revisado su caso en profundidad. El expediente fue reabierto este año después de que Chestnut enviase una carta a la Unidad de Integridad de Convicción de Baltimore. En la carta, Alfred Chestnut incluyó documentos del caso que habían sido sellados por un juez, y que consiguió obtener mediante una solicitud de registros públicos, algo que resultó determinante para que el juez decidiera considerar el caso.

El “trío de Maryland”, como fueron apodados Chestnut, Sewart y Watkins, fueron detenidos en noviembre de 1983 cuando aún eran unos adolescentes, a consecuencia de la muerte de DeWitt Duckett, quien fue disparado en el cuello de camino al instituto. La muerte de DeWitt recibió una amplia cobertura mediática, ya que fue el primer tiroteo mortal contra un estudiante en una escuela pública en Baltimore.

“Estos tres hombres fueron condenados, como menores, por mala conducta policial y fiscal”, dijo la abogada del Estado de Baltimore, Marilyn Mosby, después de su liberación. En un comunicado, su oficina dijo que “los detectives fueron a por los tres, todos negros de 16 años de edad, usando la coacción de otros testigos adolescentes para poder presentar su caso”. Los fiscales declararon que durante la investigación inicial, la Policía ignoró y retuvo los informes de varios testigos que identificaban a otra persona como el asesino, y que los testigos del juicio, además, no identificaron a los tres adolescentes durante la rueda de reconocimiento. La abogada del Estado señaló que todos los testigos del juicio se han retractado de las pruebas. Por desgracia, se ha confirmado que el otro sospechoso falleció en 2002.

En una rueda de prensa, otro de los ex convictos, Ransom Watkins declaró que “esto es algo que nunca debería haber pasado”. A través de sus declaraciones se mostró especialmente contundente cuando afirmó que “esta lucha no ha acabado, volveréis a tener noticias sobre nosotros”.

La abogada del Estado de Baltimore reveló que se lanzará un nuevo programa, “Resurrección tras exculpación”, que proveerá de ayuda a personas que hayan sido exoneradas y así facilitar su reinserción en la sociedad, incluyendo apoyo para la educación y los problemas físicos y de salud mental. Marylin Mosby señaló que el Estado de Maryland no tiene aún legislación que guiara la compensación para los condenados falsamente por un delito, y que iba a trabajar para cambiar eso.

En octubre, la junta otorgó alrededor de 9 millones de dólares en pagos a cinco hombres que fueron encarcelados injustamente durante décadas. Walter Lomax, quien cumplió 38 años por asesinato, recibió alrededor de tres millones de dólares, el pago más grande jamás realizado por el Estado por una condena injusta.