Irán, un mal ejemplo para otros países en la gestión del coronavirus

Las autoridades han respondido tarde y mal, según el relator especial de derechos humanos de la ONU

Coronavirus in Iran
El presidente Hasan Rohani habla a su gabinetePRESIDENT OFFICE HANDOUTEFE

Irán ha cerrado escuelas y universidades, ha suspendido eventos religiosos, culturales y deportivos y ha reducido las horas de trabajo para contener la propagación del coronavirus. Pero el relator especial de la ONU sobre derechos humanos en Irán, Javaid Rehman, ha sentenciado que los esfuerzos de Irán para contener el coronavirus habían sido inadecuados. "El Estado ha hecho muy poco y demasiado tarde” para frenar la pandemia, añadió.

El brote ha infectado a una gran cantidad de altos funcionarios, políticos y clérigos en Irán, la cuarta nación más afectada después de China, Corea del Sur e Italia. Al menos siete funcionarios y políticos, incluido un asesor del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, han muerto por el coronavirus, según los medios estatales iraníes.

Irán instó a sus conciudadanos a quedarse en casa, evitar viajes innecesarios y no difundir rumores sobre el coronavirus después de que la cifra de muertos por el virus aumentara a 354. “Hemos identificado 958 nuevos casos confirmados de infección por COVID-19 en las últimas 24 horas, aumentando el número total de casos a 9.000 en todo Irán”, dijo a la televisión estatal Kianush Jahanpur, portavoz del ministerio de Salud.

“También 63 personas han perdido la vida en las últimas 24 horas”. En un intento por evitar el pánico por el coronavirus en Irán, el país más afectado en Oriente Medio, el presidente Hasan Rohani hizo un llamamiento a la gente para que no difundiera rumores y el poder judicial prohibió a la mayoría de los funcionarios anunciar el número de personas infectadas. “Solo el ministerio de Salud (...) está a cargo de anunciar las cifras (...) los infractores serán acusados ​​de actuar contra la seguridad nacional”, dijo el fiscal general de Irán Mohammad Jafar Montazeri en un comunicado, informó la televisión estatal.

La máxima autoridad de Irán, el líder supremo ayatolá Ali Jamenei, canceló su discurso público anual que marca el año nuevo iraní el 20 de marzo. Dijo que los médicos y enfermeras que mueran “combatiendo el virus serán reconocidos como mártires”.

Las autoridades anunciaron las primeras infecciones de Irán y dos muertes por el virus el 19 de febrero. Los funcionarios iraníes han desestimado las preocupaciones planteadas por muchos iraníes sobre el manejo del brote, diciendo que se han tomado todas las medidas necesarias para superar la crisis.