La cruzada de una madre de Irlanda del Norte contra Boris Johnson para que cierren los colegios

La norirlandesa inicia una batalla legal contra el Gobierno británico por obligar a su hija con problemas respiratorios a acudir al colegio en medio del brote del coronavirus

Thumbnail

Una madre norirlandesa cuya hija padece serios problemas de salud y que es población de riesgo en el brote de coronavirus ha iniciado una batalla legal contra la decisión del Gobierno británico de mantener los colegios abiertos, según ha confirmado hoy su abogado.

Reino Unido ha adoptado una estrategia diferente respecto al resto de países europeos a pesar de mantener una frontera común en Irlanda del Norte. El primer ministro británica, Boris Johnson, ha apostado por “la inmunidad colectiva” y descarta por ahora tomar medidas drásticas como la suspensión de las clases. Cree que todavía es demasiado “temprano”.

Eso significa que este lunes permanecen abiertos los colegios en Irlanda del Norte pero están cerrados los centros a 500 kilómetros en la República de Irlanda, que cerró escuelas y universidades el pasado viernes para frenar la propagación del coronavirus.

La madre cuya hija va a primaria en Armagh mandó ayer un requerimienot al consejero de educación de la región y al Ministerio de Sanidad y de Educación británico ayer domingo con su intención de solicitar una revisión judicial de la medida del Número 10.

“Está claro que las autoridades ha fallado en su obligación de preservar la salud de los ciudadanos y en concreto de los niños al forzar la asistencia a los centros educativos”, aseguró el abogado Darrag Mackin de Phoenix Abogados en una declaración.

“No hay tiempo para más retrasos. Deben tomarse las medidas necesarias a la altura de los riesgos inmediatos”.

Las distintas estrategias adoptadas por la UE y por Reino Unido ha destado una batalla política entre el Gobierno de coalición. Los nacionalistas irlandeses del Sinn Fein han pedido el cierre de los colegios como en Dublín mientras los unionistas del DUP han apoyado la laxitud de Londres.