Italia apela a la memoria histórica para pedir ayuda a Alemania y carga contra Países Bajos

Alcaldes y gobernadores recuerdan a su país vecino que los italianos le condonaron parte de la deuda tras la Segunda Guerra Mundial

Coronavirus emergency in Rome
Un cartel de ánimo en Roma, en el que se asegura que todo pasa...GIUSEPPE LAMIEFE

Desde la página de uno de lo periódicos más importantes de Alemania y apelando a la memoria histórica para exigir solidaridad. Así ha reaccionado un grupo de alcaldes y gobernadores de Italia, entre ellos Giorgio Gori –alcalde de Bérgamo, la ciudad más castigada por el coronavirus de Europa–, ante la pasividad del Gobierno alemán.

El periódico «Frankfurter Allgemeine Zeitung» publicó este martes, a modo de anuncio publicitario, una carta de estos políticos en la que reclaman la ayuda alemana por el brote de coronavirus, recordando que otros Estados acordaron aplicar quitas a su deuda una vez concluida la Segunda Guerra Mundial.

«Queridos amigos alemanes: la memoria ayuda a tomar la decisiones correctas. Pertenecéis a una de las más grandes naciones europeas. Vuestro lugar está con los valores de la libertad y la solidaridad, y no con los pequeños egoísmos nacionales», dice la carta, tras hacer referencia a un acuerdo firmado en 1953 mediante el cual 21 países aceptaron reducir a la mitad la deuda alemana para ayudar a su recuperación en la posguerra.

Una iniciativa que pone de manifiesto el creciente resentimiento de los ciudadanos italianos contra la supuesta indiferencia de Alemania ante su difícil situación, ya que Berlín se ha negado a acceder a la petición de otros países de la Unión Europea (UE) de que se proceda con una emisión de deuda conjunta que ayude a sus maltrechas economías. Italia ha sufrido más muertes por coronavirus que cualquier otro país, con más de 12.000 muertos, cerca de un tercio del total mundial, y más de cien mil infectados.

El texto publicado en el periódico alemán fue firmado por alcaldes de partidos de izquierda y derecha de las ciudades del norte de Italia más afectadas por el brote de coronavirus, entre ellas Bérgamo y Milán, así como por el presidente regional de Emilia-Romaña.

Críticas a Países Bajos

La misiva también apunta a Países Bajos, considerado en Italia como una especie de paraíso para el impuesto de sociedades, y señala que ha «establecido un régimen fiscal favorable que ha venido sustrayendo recursos de todos los grandes países europeos durante años». Los políticos italianos señalan asimismo que «la actitud de Países Bajos es una muestra de su falta de ética y solidaridad. Una solidaridad de la que los alemanes se beneficiaron después de la guerra y con la reunificación».

Nueve países de la Unión Europea, entre ellos Italia, Francia y España, pidieron la semana pasada una emisión conjunta de deuda con la que financiar la recuperación económica de la eurozona tras la más que probable profunda recesión a la que el virus empujará a sus economías. Alemania, Países Bajos, Finlandia y Austria se opusieron a la propuesta, insistiendo en su arraigada negativa a compartir la deuda de las economías más débiles. «Los eurobonos para combatir el coronavirus no borrarán ni mutualizarán las deudas preexistentes», añade la carta.

Hasta ahora, los líderes de la UE no se han puesto de acuerdo sobre la escala en la que acudirán en ayuda de sus economías, que se han visto paralizadas debido a las restricciones aplicadas por los Estados para tratar de contener la propagación del coronavirus. Al final de la videoconferencia celebrada la semana pasada, Alemania y Países Bajos dijeron que los países necesitados podrían acceder al fondo de rescate de la eurozona para obtener líneas de crédito.

En este sentido, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, aseguró ayer que Alemania está «dispuesta» a emplear «la solidaridad europea», aunque rechazó una vez más mutualizar la deuda para hacer frente a la pandemia. Scholz hizo también una llamada a movilizar los recursos presupuestarios de la UE hacia los países «con las necesidades más importantes», tanto del punto de vista sanitario como económico y reiteró el rechazo de Berlín de aplicar «coronabonos», un instrumento de deuda colectiva entre los 19 países de la eurozona.