Coronavirus

La insólita portada del diario “O’Globo” con los 10.000 muertos de Brasil

Bolsonaro califica la crisis sanitaria como una “neurosis”, mientras se pasea en una moto acuática

Portada periódico O'Globo
Portada periódico O'GloboLa RazónLa Razón

“El Covid-19 llegó ayer a 10.627 muertos. Para que la dimensión humana de la tragedia no se pierda en la frialdad de las estadísticas , O’Globo honra las vidas reunidas en un monumento virtual”. Así presentó el diario brasileño O’Globo la impactante portada del domingo titulada “10 mil historias” para informar del avance del coronavirus en el país. La portada del periódico aparece sin una sola foto y con el nombre de los fallecidos hasta la fecha en letra pequeña.

El popular diario destacó que se trata del “evento más letal en Brasil en los últimos 102 años”, por lo que el Congreso ha declarado tres días de duelo por los fallecidos. Brasil es el país de América Latina más golpeado por la pandemia y el segundo de América, por detrás de Estados Unidos.

Mientras tanto, el número de muertos sigue creciendo y este lunes llegó a 11.123, en tanto que los casos confirmados ascienden ahora a 162.699, según el Ministerio de Salud, con 496 nuevos decesos por COVID-19 notificados en las ultimas 24 horas, mientras que fueron registrados 6.760 nuevos contagios en el mismo periodo, de acuerdo al boletín diario divulgado por la cartera.

Portada del diario brasileño O'Globo
Portada del diario brasileño O'GloboLa RazónLa Razón

Los datos de este domingo sugieren una significativa reducción frente a las cinco últimas jornadas, cuando las muertes diarias se mantuvieron por encima de los 600. Pero el propio Ministerio de Salud ha reconocido que la información de los fines de semana normalmente se terminan de consolidar los martes.

Hasta el momento, el récord de muertes en una sola jornada fue de 751 el viernes, mientras que, la víspera, Brasil sobrepasó la barrera de los 10.000 fallecidos por coronavirus. Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil con unos 42 millones de habitantes, se mantiene como epicentro de la pandemia en el país y sobrepasó los 45.000 casos de COVID-19, con 3.709 decesos.

El estado de Río de Janeiro, donde algunos municipios iniciarán este lunes el confinamiento absoluto, es la segunda región más azotada por el coronavirus, con más de 17.000 infectados y 1.714 fallecidos. Según fuentes hospitalarias, un 90 % de las camas de terapia intensiva en los hospitales privados de Río de Janeiro están ocupados, mientras que la red de salud pública ya ha colapsado.

Igualmente preocupa la situación en la empobrecida región nordeste del país, donde el estado de Ceará se ha convertido en el tercero más azotado por la COVID-19, con 1.114 muertos y casi 17.000 casos confirmados. En un intento de contener el avance de la pandemia, el gobierno regional de Ceará decretó el pasado viernes el confinamiento absoluto de la población en la capital Fortaleza. Sin embargo, tres días después, decenas de personas siguen desafiando las medidas de restricción.

Diversos puntos de la ciudad registraron aglomeraciones este fin de semana, lo que obligó a que agentes de la policía intervinieran y cerraran varios establecimientos comerciales no esenciales. Por su parte, Pernambuco, también en el nordeste, superó este domingo los 1.000 muertos por coronavirus y ha registrado en los últimos días un promedio diario de 700 infectados por día, totalizando 1.047 fallecidos y 13.275 casos.

No obstante, el archipiélago de Fernando de Noronha, situado en ese estado, anunció que levantará a partir de mañana su confinamiento absoluto decretado el pasado 20 de abril, después de que no registrara ningún nuevo caso y todos sus 28 infectados se hayan recuperado de la enfermedad.

El ministro de Salud, Nelson Teich, lamentó la marca alcanzada este domingo y aseguró que dará “lo mejor” para vencer “rápido esta terrible guerra”, que el presidente Jair Bolsonaro ha llegado a llamar una “gripecita”. Por su parte, el mandatario brasileño volvió a desdeñar de la pandemia y ha calificado la crisis sanitaria que su país atraviesa como una “neurosis”, mientras se paseaba en una moto acuática.