Trump: las diez polémicas y errores del rey de Twitter

La red social se había negado hasta ahora a poner freno a una de sus “estrellas”

La cuenta del presidente Donald Trump en Twitter, fuente de continuas polémicas
La cuenta del presidente Donald Trump en Twitter, fuente de continuas polémicas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido “censurado” por primera vez en Twitter, una red social que domina a la perfección y que le ha servido para ganar la Casa Blanca y después mantener vivo el interés diario de sus más de 80 millones de seguidores. Sus falsedades e insultos han sido constantes en los últimos años, y pese a las denuncias de muchos usarios a los responsables de la plataforma para que sea bloqueado de alguna manera, Twitter hasta ahora se había negado a mover un dedo. Este es un breve resumen de sus cientos de polémicas.

Acusación de asesinato

Es la última tras lo de hoy, y una de las más graves. El presidente ha montado una teoría de la conspiración en torno a uno de sus grandes enemigos, el presentador de la cadena MSNBC y excongresista Joe Scarborough. Le relaciona con la muerte en 2001 de Lori Klausutis, entonces becaria en su oficin. Pero Klausutis murió por una enfermedad cardiaca no diagnosticada, según la autopsia. Su viudo, Timothy Klausutis, escribió ayer al consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, pidiéndole que pusiera fin a las «mentiras horripilantes» de Trump y que borrara sus mensajes. Twitter le respondió que no podía hacer nada porque los mensajes del presidente no violaban los términos de uso de la plataforma. Un día después ha rectificado.

Obama y los pinchazos telefónicos

Trump tiene fijación con su predecesor en la Casa Blanca, al que ha criticado en reiteradas ocacisiones. Pero una de las más sonadas fue cuando le acusó sin ninguna prueba (y con una falta de ortografía incluida) de “haber pinchado sus teléfonos” durante las elecciones de noviembre de 2016, llegando a comparar este espionaje con el del “Watergate”.

Estatuas confederadas

Donald Trump lamentó en Twitter la retirada de decenas de estatuas y monumentos vinculados a la simbología confederada. Estas estatuas son considerarlas símbolos del racismo y la esclavitud, y por tanto admiradas por grupos como el Ku Klux Klan. Trump aseguró que le daba pena que se retiraran “las bonitas estatuas”.

Confundir el Nobel con el Pulitzer

También fue en Twitter donde confundió el premio Pulitzer con el Nobel, y además se quejó del “sinsentido” de que los premios Nobel sean dados a personas que no son nobles. Lo hizo en tres tweets publicados y borrados después pero "cazaddos por “The Washington Post”. Además mostró su desacuerdo con los “premios Nobel” aado a periodistas por “su trabajo en Rusia, que se ha demostrado incorrecto”, en vez de a “reporteros y periodistas de verdad” de los cuales él puede “proporcionar una exhaustiva lista”. En el último de los tres tweets pidió incluso emprender acciones legales para “rectificar esta terrible injusticia”.

Greta Thunberg

Greta Thunberg ha sido blanco varias veces de los dardos de Trump. Entre ellas, cuando la revista “Time” eligió a la joven ecologista “Personaje del año”, el presidente aprovechó para dar su opinión sobre el tema, calificando de “ridícula” la decisión. ¡Greta debe trabajar para solucionar su problema con la ira y luego ir al cine a ver una buena película antigua con un amigo! ¡Relajate Greta, relajate!”.

“Rusiagate” y “Ucraniagate”

Las diatribas del presidente contra testigos y personas relacionadas con estos dos casos han sido constantes. Han lanzado insultos y acusaciones de todo tipo contra ellos, desde tacharlos de mentirosos hasta de estar al servicio del Partido Demócrata. Pero quizás el caso más escandaloso se produjo con la declaración de la exembajadora Marie Yovanovitch -fulminada por Trump- en el Capitolio, acusano al presidente. Pocos minutos después éste cuestionaba en la red social su competencia como diplomática, señalaba que el presidente ucraniano habló desfavorablemente sobre ella y que él tiene derecho a despedir a los diplomáticos a voluntad. Lo llamativo fue que el presidente del comité, Adam Schiff, le dio a Yovanovitch la oportunidad de refutar el tweet del presidente casi en tiempo real.

Corea del Norte y Kim Jong Un

Las provocaciones del líder norcoreano, Kim Jong Un, y los frecuentes ensayos armamentísticos realizados por el régimen han motivado decenas de mensajes de Trump, que llegó a llamar “bajo y gordo” a Kim. En otra ocasión escribió: “Acabo de escuchar al ministro de Exteriores de Corea del Norte en la ONU. Si él repite las ideas del pequeño hombre-cohete, ellos [los norcoreanos] no durarán mucho más”, una declaración que en su momento Pyongyang calificó de “declaración de guerra”.

Prensa enemiga y “fake news”

Quien no está conmigo está contra mí. Es una de las consignas del mandatario estadounidense. Y Trump se ha encontrado en la prensa uno de sus enemigos más correosos. CNN, New York Times, ABC, NBC y CBS, entre otros, han estado en su diana. Les acusa de ser también enemigos del pueblo americano y difundir “fake news” en su contra para echarlo de la Casa Blanca.

Vídeos antimusulmanes de un grupo de extrema derecha británico

Trump llegó a retuitear tres vídeos que difundió el movimiento Gran Bretaña Primero, contrario a la inmigración y a los musulmanes. El primero supuestamente mostraba a un “migrante musulmán” atacando a un joven holandés con muletas. La Fiscalía Holandesa aseguró que la persona arrestada por el ataque “nació y se crió en los Países Bajos” y no era un migrante. El segundo era de un hombre rompiendo una estatua de la Virgen María, subido a YouTube en 2013 y que parece grabado en Siria. El tercero reproducía los disturbios de Egipto en 2013, y muestra a un hombre empujado desde lo alto de un edificio en Alejandría.

Sadiq Khan, alcalde de Londres

La animadversión contra el alcalde de Londres viene de lejos, ya que Khan ha criticado reiteradamente el veto de Trump a los visitantes de varios países musulmanes.. En 2017, tras un ataque terrorista en el puente de Londres, calificó de “patética excusa” la usada por Khan cuando advirtió que “no hay razones para alarmarse”, unas palabras que el líder de EE UU sacó de contexto. Y con motivo de la visita del mandatario a Londres el año pasado, éste arremetió contra Khan, a quien llamó “perdedor” y al que comparó con el “tonto e incompetente” edil de Nueva York, Bill de Blasio. "Se mire por donde se mire, Sadiq Khan ha hecho un trabajo terrible como alcalde de Londres, ha sido ‘desagradable’ con el presidente de Estados Unidos, de lejos el aliado más importante del Reino Unido”, dijo en uno de los tuits.