“Si Trump no despliega la fuerza militar, parecerá débil ante los suyos”

El experto en racismo en EE UU Scott Gac asegura que los efectos de la pandemia también están detrás de las protestas antirraciales

Protesters rally following the death in Minneapolis police custody of George Floyd, near the department's East Precinct in Seattle
Manifestantes usan paraguas frente a la Guardia Nacional en Seattle FOTO: LINDSEY WASSON Reuters

Director de Estudios Americanos en el Trinity College, el profesor Scott Gac ha escrito sobre el movimiento antiesclavista, la música de protesta, la Guerra Civil y la violencia en Estados Unidos. Preguntado sobre los acontecimientos raciales en su país y las opciones de Donald Trump, asegura que es “probable” que finalmente acabe recurriendo al empleo de Ejército para contener los disturbios en las calles de varias ciudades del país.

¿Qué posibilidades hay de que Trump despliegue al ejército ahora y cuáles serían las consecuencias políticas?

Trump está cautivado por la demostración de fuerza, que él cree que es una exhibición directa de su poder y valor. Debido a esa dinámica, parece muy probable que, al menos, sus asesores creen un escenario para desplegar tropas (para calmar su ego) o, en el peor de los casos, Trump podría emitir una orden para el despliegue de tropas nacionales. Es poco probable que las medidas para abordar la desigualdad racial y económica -la base de las protestas en Estados Unidos- junto a las desigualdades exacerbadas por la pandemia global puedan encontrar una respuesta desde la administración Trump. Eso deja al presidente con pocas opciones para mantener el control del país en un momento de necesidad; por lo tanto, el uso de la fuerza desde instancias federales parece probable. Si Trump no despliega la fuerza, parecerá débil ante sus partidarios más fuertes. Si usa la fuerza, alejará aún más a las comunidades de color, en un momento en que su estrategia de campaña está presionando a los votantes negros.

¿Las fuerzas de seguridad están actuando de manera desproporcionada contra los manifestantes? Históricamente, lo que se considera y no se considera acción violenta (acción desproporcionada) se encuentra en el meollo de la protesta civil y política. Muchos legisladores republicanos y demócratas han expresado su horror ante el nivel de fuerza desplegada por las fuerzas policiales locales contra los manifestantes. Han comenzado (nuevamente) a revisar la opción de vender o donar equipos militares federales innecesarios a las fuerzas policiales locales. La militarización de nuestra policía local ha crecido a un ritmo acelerado desde la década de 1990.

¿Cómo puede esta crisis afectar las elecciones presidenciales?

Esta crisis podría exponer aún más los procesos descontrolados de toma de decisiones de la administración Trump. Sorprendido por la falta de preparación ante la propagación del Covid-19, el Gobierno recurrió a la buena marcha de la Bolsa (que es muy diferente de la economía doméstica del trabajador medio) para justificar o explicar sus muchos fracasos. Ahora, con las divisiones económicas y raciales totalmente expuestas al mundo, parece que Trump se enfrenta a un gran desafío para ser reelegido. Dicho esto, pase lo que pase en las próximas semanas y meses, el presidente argumentará que gestionó la situación “perfectamente”. Y algunas personas le creerán.