¿Por qué este terrible aumento de asesinatos en EE UU en 2020?

Los misterios del aumento de la violencia en el año de la pandemia

Una mujer llora en el lugar de un tiroteo en el supermercado King Soopers en Boulder
Una mujer llora en el lugar de un tiroteo en el supermercado King Soopers en BoulderKEVIN MOHATT

En muchos aspectos, el asesinato de Alante Hands el año pasado en una calle de Chicago fue lamentablemente ordinario. Era joven, solo 27 años, y negro, como cuatro de cada cinco víctimas de homicidio en la ciudad. Al igual que nueve de cada diez asesinatos en Chicago, un arma le quitó la vida: las balas le perforaron el brazo, el pecho y la pierna. Tenía un historial criminal extenso, que comenzó hace una década cuando fue arrestado cuando aún era menor de edad por dispararle a un oficial de policía. Murió en el violento West Side de la ciudad en West Rice Street, donde otros seis han sido asesinados en las últimas dos décadas. De no ser por el hecho de que su asesinato ocurrió el 31 de diciembre de 2020, el número 787 y último de un año especialmente sangriento para la ciudad, podría haberse olvidado.

El año de la pandemia resultó brutal para Chicago, que ya era una ciudad violenta incluso para los estándares estadounidenses. Los asesinatos aumentaron en un 56% desde 2019, casi tres veces más víctimas que en toda Italia. A medida que se recopilan los datos sobre delitos de 2020, una cosa ha quedado clara: las ciudades estadounidenses experimentaron el mayor aumento de homicidios en décadas, que actualmente se estima en un 30% en un solo año. Ese sería el aumento anual más alto en más de 50 años. En la ciudad de Nueva York, los asesinatos aumentaron en un 45%. En el Área de la Bahía alrededor de San Francisco, aumentaron un 36%. En Washington DC, subieron un 19%. Nuestro análisis de datos preliminares del FBI sugiere que no se trata solo de un fenómeno de la gran ciudad. Las ciudades pequeñas e incluso los condados rurales experimentaron aumentos más pequeños pero considerables en las tasas de homicidios (ver gráfico).

Asesinatos en EE UU
Asesinatos en EE UUThe Economist

Tampoco parece que el aumento esté bajando. Los homicidios en la ciudad de Nueva York avanzan al mismo ritmo que el año anterior. Los tiroteos masivos, que afortunadamente fueron raros durante el año de los confinamientos, han regresado. El 16 de marzo, una ola de disparos en tres salones de masajes en Atlanta mató a ocho personas. El 22 de marzo, diez fueron asesinados en un supermercado en Boulder, Colorado. El presidente Joe Biden pidió leyes de control de armas más estrictas. Aunque estos tiroteos representan muy pocos de las decenas de miles de homicidios anuales con armas de fuego en Estados Unidos, centran la atención de los medios en el persistente problema de la violencia. Eso podría ser saludable. A diferencia de las escaladas de violencia pasadas, esta ha pasado relativamente desapercibida por los políticos nacionales, a pesar de su magnitud.

Estados Unidos se benefició de décadas de lo que los investigadores denominaron la “gran disminución de la delincuencia”: la tasa de delitos violentos se redujo casi a la mitad entre 1993 y 2019. Si ese aumento del 30% en los asesinatos en las ciudades en 2020 se mantuviera en todo el país, devolvería a Estados Unidos a una tasa de homicidios experimentada por última vez en 1998. “Es como si 20 años de disminución del crimen y el descenso de la violencia acabaran de desaparecer”, dice John Roman, criminólogo de norc, un instituto de investigación de la Universidad de Chicago.

¿Qué ha causado esto? Una teoría apunta a la pandemia. “La receta para la violencia en cualquier ciudad del mundo son grupos densos de hombres jóvenes sin nada que hacer”, dice Roman. Las escuelas, el trabajo, las iglesias, los centros comunitarios y los programas de cese de la violencia se detuvieron, lo que facilitó la escalada del conflicto.

La disminución de los pagos de ayudas durante el verano llevó a que la pobreza aumentara rápidamente durante los meses en que se dispararon los asesinatos. Patrick Sharkey, sociólogo de la Universidad de Princeton, señala que las ventas de armas y alcohol, precursores comunes de la violencia, se dispararon. En 2020 se compraron unos 23 millones de armas, un 64% más de lo habitual. Las ventas de alcohol aumentaron un 25%. Las muertes por sobredosis de drogas probablemente alcanzaron otro pico en 2020. La competencia por la venta de drogas ilegales a menudo se convierte en violencia, quizás ofreciendo una explicación parcial del aumento simultáneo en las zonas rurales de Estados Unidos. Por tanto, los efectos de la pandemia pueden proporcionar todos los ingredientes para el cóctel sombrío del año.

Otra explicación identifica el asesinato de George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo y las consiguientes protestas nacionales como el punto de inflexión. Paul Cassell, profesor de derecho de la Universidad de Utah, sospecha de un “efecto Minneapolis” a nivel nacional. El número de asesinatos había sido alto durante todo el año, pero pareció aumentar en esa época. En Chicago, 42 personas murieron entre el 27 de mayo y el 2 de junio, la semana más mortífera en la ciudad desde 2001.

Esta teoría sostiene que un cambio repentino en el comportamiento de los policías, al ser los agentes desviados para asegurar protestas y sacados de la vigilancia proactiva, deja un vacío en los vecindarios con alta criminalidad. Los arrestos en la ciudad de Nueva York disminuyeron entre julio y septiembre, a pesar de que estos fueron los meses más mortíferos en la ciudad en años (y los arrestos se redujeron en un 35% durante todo el año). La pérdida de confianza en la policía también puede exacerbar la violencia. Las ciudades estadounidenses que han experimentado grandes protestas por las prácticas policiales a menudo han experimentado una ola posterior de violencia. En Baltimore, después de la muerte de Freddie Gray bajo custodia policial en 2015, los homicidios aumentaron en un 50% y desde entonces han permanecido estancados en esas cifras.

Un misterio, particularmente para la explicación de la pandemia, es el excepcionalismo de Estados Unidos en el aumento de asesinatos, a diferencia de la gran disminución de la delincuencia en el país, que coincidió con la caída global de la violencia. La mayoría de los países entraron en confinamientos inducidos por una pandemia y muchos han salido con tasas de homicidios estancadas o incluso más bajas. Los asesinatos en Italia se redujeron drásticamente y los de Inglaterra parecen haberse mantenido sin cambios. Incluso en el violento país vecino de México, los asesinatos no aumentaron. Lo mismo sucedió con la mayor parte de las Américas.

Si las causas principales están relacionadas con la pandemia, eso puede augurar un respiro en los próximos meses de verano, ya que la vacunación impulsa la reapertura total de la economía. Si, en cambio, están relacionadas con una crisis policial, los efectos podrían persistir, como en Baltimore.

El crimen se ve a menudo como un fenómeno local, un problema de los alcaldes y no de los presidentes. Sin embargo, el aumento sincrónico de los homicidios en las ciudades y pueblos estadounidenses sugiere un problema nacional. Como la Casa Blanca ha sido consumida por otras crisis —covid-19 y ahora inmigración— el aumento de la violencia no ha sido el foco de la administración Biden. Sin embargo, si persiste, la tendencia será cada vez más difícil de ignorar y podría perturbar la política de la justicia penal. Los progresistas que piden retirar fondos a la policía o minimizar la presencia policial pueden encontrar sus argumentos más difíciles de sostener.

Ciertamente, las cosas no parecen estar mejorando en Chicago. En comparación con el año pasado, los asesinatos ya aumentaron un 11%.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com