“España no está entre los países que reconocen el genocidio armenio”

Para Rouben Adalian, director del Armenian National Institute, Biden ha dado una lección de cómo reconocer y honrar la memoria de las víctimas

Varias personas participan en una procesión tradicional de antorchas para conmemorar el 106º aniversario de las matanzas de armenios en el Imperio Otomano, en Ereván (Armenia)
Varias personas participan en una procesión tradicional de antorchas para conmemorar el 106º aniversario de las matanzas de armenios en el Imperio Otomano, en Ereván (Armenia)NAREK ALEKSANYANEFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio ayer un paso histórico al reconocer la matanza de 1,5 millones de armenios por parte del Imperio Otomano en 1915. Tachó esta cruel masacre, por primera vez en boca de un presidente de Estados Unidos, como de “genocidio”. Para saber qué supone para los armenios este reconocimiento, entrevistamos a Rouben Adalian, director del Armenian National Institute, en Washington. Para Adalian, Biden ha dado una lección de cómo reconocer y honrar la memoria de las víctimas y recuerda que no se trata sólo de una cuestión de relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Turquía, va más allá. Con el reconocimiento del genocidio armenio, “Biden comunica al resto del mundo que los Derechos Humanos son uno de los pilares de la política exterior estadounidense”.

¿Qué significa el reconocimiento del presidente Joe Biden para los armenios?

En pocas palabras, supone muchísimo. Sus declaraciones son extraordinarias, precisas y muy consideradas. En su comunicado pone de manifiesto un pasaje de la historia, que tenía que ser confirmado y reconocido. Al hacerlo pone fin a más de un siglo de negacionismo. Asimismo, subraya claramente la importancia de recordar el genocidio armenio como un episodio en el que las violaciones de los derechos humanos se cometieron a tal escala, que nunca deberían ser olvidadas.

¿Es la primera vez que un presidente de EE UU lo ha reconocido como genocidio?

En 1981, el presidente Ronald Reagan se refirió una vez al genocidio armenio. Otros presidentes, durante sus campañas electorales, prometieron que reconocerían el genocidio armenio, sin embargo, una vez en el poder, vacilaron debido a las presiones a las que se enfrentaban por parte del Gobierno turco. Biden lo prometió en campaña y así ha sido. El presidente Joe Biden tiene un largo historial sobre este asunto. Desde que era senador, en los años ochenta, Biden aprendió mucho al respecto porque estaba al frente del Comité Judicial del Senado en 1989, cuando el senador Robert Dole introdujo la resolución del genocidio armenio. Desde entonces ha sido muy consciente de la importancia de este asunto y los problemas que se han creado con la negación. Por tanto, con esta declaración tan clara, Biden está abriendo un capítulo totalmente nuevo en cómo reconocer y honrar la memoria de un genocidio.

La declaración no ha sentado nada bien en Turquía, ¿presionarán a Biden?

Es difícil de saber. Lo importante es que el presidente, con este reconocimiento, está mirando al futuro. Pone este ejemplo para comunicar al resto del mundo que está poniendo los principios de los Derechos Humanos como uno de los pilares de la política exterior de Estados Unidos. Es decir, que no se trata simplemente de un asunto entre Washington y Ankara, sino que es un mensaje mucho más amplio que tiene implicaciones más allá de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Turquía.

¿España no está entre los países que reconocen el genocidio armenio?

No, está Alemania, Portugal, Italia y muchos países de América Latina –como Argentina, Brasil y Chile– entre la treintena de estados que lo reconocen como genocidio pero España todavía no. Pero seguramente, espero que con el liderazgo que ha dado el presidente Biden otros países se sentirán más cómodos a la hora de abordar este asunto. Animo a sus lectores a visitar nuestra página web en español para saber más sobre el genocidio armenio.