Al banquillo por matar a su padrastro, que la violó y prostituyó durante años

Comienza en Francia el juicio contra Valérie Bacot, que se enfrenta a cadena perpetua por matar a su maltratador, con quien tuvo 4 hijos

Valérie Bacot
Valérie BacotLa RazónLa Razón

Pocas historias más duras que la de Valérie Bacot. Esta mujer francesa de 41 años comenzó a ser violada cuando tenía 12 años por su entonces padrastro, que acabaría convirtiéndose en su marido. Daniel Polette la obligó a prostituirse y tuvo hasta cuatro hijos con ella. Hasta que un día se cansó. Valérie decidió matar en marzo de 2016 al hombre que la estaba esclavizando descerrajándole varios tiros. Este lunes comienza el juicio contra Bacot por homicidio, lo que podría acarrear la cadena perpetua mientras crece la indignación en Francia por este caso.

De hecho, casi medio millón de personas han firmado un documento para que el presidente Emmanuel Macron perdone la pena de prisión para Valérie, quien ha calificado su vida en un libro recién publicado como “un infierno cotidiano” y “un régimen diario de terror”. Amenazada y golpeada casi a diario, Valérie fue obligada por su marido a prostituirse hasta el punto de convertirse en “Adeline” para los clientes. Según su testimonio, se prostituía porque temía que su hija se viera obligada a prostituirse. En el juicio se espera que la acusada diga que disparó contra su abusador para evitar que fuera él quien acabara matándole a ella. Asimismo, pondrá el énfasis en la situación de desprotección que vivió durante años, sometida a presión y miedo sin que nadie pudiera ayudarla.

Valérie Bacot enterró el cadáver de su marido y la policía la detuvo en 2017. Pasó un año en prisión preventiva y ahora está en libertad condicional. En una entrevista en Le Figaro, la ex ministra de Derechos de la Mujer, Najat Vallaud Belkacem, pidió el enero liberad para Bacot porque “nadie la ha protegido jamás”. “Sí, ella lo mató, pero su propia experiencia fue una muerte mucho más destructiva, una muerte diaria y constante durante más de 20 años. Esta vida no puede terminar en la cárcel”.

La vida de Valérie ha sido un cúmulo de calamidades. A los cinco años su hermano la sometió a abusos sexuales ante la pasividad de una madre alcohólica que se echó por pareja a Daniel Polette, quien acabaría siendo el maltratador de Valérie. La joven publicó en marzo de este año el libro “Tout le Monde Savait” (Todos sabían), en el que relata la vida miserable que llevó durante años y las violaciones desde los 12. En ese momento, confiesa que no tenía idea de lo que estaba haciendo y solo se dio cuenta después de una lección de biología en la escuela. A los 17 años quedó embarazada, en medio de palizas y maltrato psicológico.

En una entrevista con Le Parisien, Bacot contó que “cada día, cuando volvía del colegio, me decía, tras la merienda: ‘Vamos, sube’. Yo sabía lo que quería decir. Y sabía que más me valía obedecer”. En 1995, familiares de Valérie denunciaron abusos de su padrastro y éste recibió una condena de 4 años de la que solo cumplió dos años y medio. Cuando salió de prisión regresó a la casa y el maltrato sexual continuó. “A nadie parecía extraño que Daniel volviera a vivir con nosotros como si nada hubiera pasado”, escribe. “Todos sabían pero nadie dijo nada”.

El relato de Bacot es terrible. Asegura que su padrastro y marido le rompió la nariz y la golpeó en la cabeza con un martillo. Además la obligó a prostituirse y a mantener encuentros lésbicos que el propio maltratador grababa. ¿Cómo pudo aguantar semejante calvario? Daniel le grababa y la espiaba, vivía sometida al miedo y terror. “Creo que si no has vivido este tipo de vida es difícil de entender. Cuando tu vida diaria se reduce a los golpes, amenazas, insultos y humillaciones terminas siendo incapaz de pensar. Tu pareja te ha lavado el cerebro. Y crees que todo lo que dice es verdad. Piensas que el problema es contigo y no con él y que te mereces todo lo que recibes “, narró en el libro. Todo acabó el 13 de marzo de 2016, después de que un cliente la violara. Ella cogió la pistola que su esposo escondió entre los asientos del automóvil y le disparó.

“Esta es una mujer que ha sido destruida y devastada, no solo por la falta de amor maternal, las violaciones, los golpes, la denigración, la prostitución sino también y sobre todo por la indiferencia y la omerta de la sociedad”, escriben los abogados de Bacot , Janine Bonaggiunta y Nathalie Tomasini, en su defensa. “Desde su más tierna edad pasó por cosas terribles sin que nadie, ni siquiera las personas cercanas a ella, parpadearan. Ignoraron su angustia y su terrible experiencia, que se podía leer en su rostro. La historia de su vida es profundamente angustiosa “.

El juicio que arranca hoy tiene lugar una semana después de que tres mujeres fueras asesinadas por ex sus parejas. Francia presenta una de las tasas más altas de feminicidio.