Así ve la prensa internacional la nueva Ley de Memoria Democrática: “España quiere pasar la página del franquismo”

Diarios como ‘Washington Post’ o ‘The Telegraph’ se hacen eco de esta nueva normativa que introduce el delito de apología del franquismo y establece duras sanciones a quienes exalten la dictadura

El ‘Washington Post’ hizo hincapié en que la Ley de Memoria pone la mira en los seguidores de la dictadura de Franco en España
El ‘Washington Post’ hizo hincapié en que la Ley de Memoria pone la mira en los seguidores de la dictadura de Franco en EspañaThe Washington PostLa Razón

El Consejo de Ministros aprobó este martes la nueva Ley de Memoria Democrática que aspira a reparar a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura e impedir que se ensalce el franquismo. Esta realidad se produce diez meses después de que el anteproyecto de la norma contara con el primer visto bueno por parte del Gobierno tras haber sido promovido e impulsado por la ya exvicepresidenta primera, Carmen Calvo.

El proyecto prevé mejorar y completar la vigente Ley de Memoria Histórica de 2007 aprobada con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Ejecutivo, cuyas carencias ha querido subsanar el Gobierno con una reforma que ha sufrido un largo proceso antes de ser remitida a las Cortes.

Importantes medios internacionales como ‘Washington Post’ o ‘The Telegraph’ se han hecho eco de esta nueva ley que introduce el delito de apología del franquismo y establece duras sanciones a quienes exalten la dictadura. Uno de los aspectos que más resaltan es que la normativa pone el foco en los seguidores y exaltadores del franquismo, convirtiendo en delito la apología de la dictadura o su líder, sentando incluso las bases para ilegalizar la Fundación Franco y otorgarle un nuevo significado al Valle de los Caídos.

El ‘Washington Post’ hace hincapié en que la Ley de Memoria pone la mira en los seguidores de la dictadura de Franco. El diario estadounidense pone de relieve que el gobierno español quiere ilegalizar las expresiones de apoyo del franquismo y prohíbe las organizaciones que exalten este periodo o sus líderes o que desprecien la dignidad de las víctimas. Señala que el coalición «liderada por el PSOE» ha aprobado un proyecto de Ley de Memoria Democrática que es un nuevo «hito» en su declarado objetivo de «sanar» la división sobre el papel de Franco en la historia de España, ofrecer reparación a sus víctimas y erradicar el extremismo de derechas -en un momento en el que Vox, partido de extrema derecha está en auge y tiene representación parlamentaria-.

También recoge las palabras de Felix Bolaños que destaca que es la primera ley en España que «condena expresamente el golpe y la dictadura», pero advierte de que la norma es «probable» que reavive el debate sobre la libertad de expresión y la figura de Franco, que «sigue provocando fuertes emociones en España».

Por su parte, el rotativo francés ‘Les Echos’ señala que España quiere «pasar la página del franquismo» con una ley de memoria. En una noticia de Cécile Thibaud explica que el proyecto de ley de»Memoria Democrática» aprobado y presentado por el gobierno español busca a la vez «saldar la deuda con el pasado», ayudar a las familias de los desparecidos y preparar el terreno para transformar en el futuro el Valle de los Caídos, «el enorme mausoleo en el que estaba Franco», en un cementerio civil y sitio de memoria.

Detalla que el texto prevé desbloquear las subvenciones públicas para ayudar a los familiares de represaliados a encontrar los restos de más de 100.000 desaparecidos y para «restablecer la dignidad de las víctimas». También recoge que la norma prevé revisar los manuales escolares para «evitar los eclipses y equidistancia prudente» que durante décadas fue la norma en las escuelas. Pero advierte de que las tensiones sobre el franquismo y el pasado en España siguen vivas y la irrupción de Vox en la política las ha reavivado.

Otro diario importante como ‘The Telegraph’ subraya que España convierte la exaltación del franquismo en delito. El periódico británico apunta, en un artículo que firma Graham Keeley, que tras aprobar el gobierno de izquierdas español un proyecto de ley que permite multar a quienes apoyen a Franco o denigren la dignidad de las víctimas de la guerra y el franquismo, los seguidores del ex dictador han prometido luchar contra la norma en los tribunales.

Explica que bajo los términos de la Ley de Memoria Democrática, la Fundación Francisco Franco podría ser ilegalizada y expresar apoyo a la dictadura podría ser multado con un máximo de 150.000 euros. Enfatiza que la norma es un nuevo paso en la campaña del gobierno español para curar la división existente sobre la Guerra Civil y el franquismo.

En cuanto al periódico germano ‘Die Tageszeitung’ señala que el reconocimiento que España quiere dar ahora a las víctimas es «tardío». El diario alemán, en un reportaje de su corresponsal Reiner Wandler, destaca que 85 años después del golpe de estado y 46 años después del fin de la dictadura, el gobierno español ha aprobado una ley para que las víctimas reciban «reconocimiento y reparación». Añade que aunque se podría pensarse que «más vale tarde, que nunca», pero sostiene que las familias de las víctimas de los asesinatos, limpieza política y represión del franquismo han «esperado demasiado» y que el reconocimiento es «tardío».

Ley Memoria Democrática
Ley Memoria DemocráticaDie TageszeitungLa Razón

Apunta que «es de esperar que el Estado al menos se tome en serio la promesa de hacer cargo de la búsqueda de los restos», ya que recuerda que hasta ahora familias y asociaciones han estado «cavando solas».

Por último, desde Canadá ‘La Presse’ dice que España quiere ahora «saldar su deuda con su pasado fascista». El diario canadiense que el gobierno español ha presentado la versión final de su proyecto de ley con el que pretende avanzar en el trabajo de memoria y sacar a de las fosas comunes a miles de víctimas de la dictadura franquista. Resalta que la norma tiene ahora que ser votada en el Parlamento pero busca «saldar una deuda histórica con el pasado».

La PresseLa Razón

Recuerda también que más de 100.000 víctimas de la guerra y la dictadura siguen en fosas comunes, según las estimaciones de los historiadores y familiares. Y resalta que la nueva Ley de Memoria Democrática prevé fondos públicos para buscar a los desaparecidos, hacer un mapa de las fosas y la creación de un banco de ADN para ayudar a las identificaciones.