EEUU avisa del crecimiento el arsenal nuclear chino

Estados Unidos advierte que Pekín prepara la construcción de silos para misiles nucleares más extensa desde la Guerra Fría

El número de nuevos silos chinos en construcción, que ronda los 250, supera el número de misiles balísticos intercontinentales basados en silos operados por Rusia y de Estados Unidos
El número de nuevos silos chinos en construcción, que ronda los 250, supera el número de misiles balísticos intercontinentales basados en silos operados por Rusia y de Estados Unidos FOTO: Ng Han Guan AP

La Federación de Científicos de Estados Unidos alertó esta semana de un posible repunte de la fuerza armamentística de China. Según la FAS, el país asiático está construyendo un nuevo campo de silos para misiles nucleares, el cual sería su segundo recinto. Este descubrimiento sigue otro informe que apareció en China en el que se sostiene que se están construyendo 120 silos militares cerca de Yumen, en la provincia de Gansu, y situado a unos 380 kilómetros al noroeste del que comenzó a construirse el pasado mes de marzo cerca de la ciudad de Hami, al este de Xinjiang.

El sitio de Hami fue descubierto por primera vez por el investigador Matt Korda utilizando imágenes de satélite comerciales. Estos almacenes están colocados en un patrón de cuadrícula aproximadamente a tres kilómetros de distancia con instalaciones de apoyo adyacentes. De forma muy parecida es el campo de Yumen, y ambos son muy similares al que ya se encuentra en el área de capacitación de Jilatai, Mongolia.

El número de nuevos silos chinos en construcción, que ronda los 250, supera el número de misiles balísticos intercontinentales basados en silos operados por Rusia y de Estados Unidos. Estas construcciones se suman a la fuerza de 100 lanzadores de misiles balísticos intercontinentales móviles por carretera que el Ejército Popular de Liberación despliega en más de una docena de bases. Sin lugar a dudas, el programa chino de silos constituye la instalación de almacenes más extensa desde la construcción de silos de misiles de Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

No está claro cómo China operará los nuevos puntos ni las posibles razones por las que está construyéndolos. Lo que sí parece es que no se quiere quedar detrás de otros países, tales como Rusia, EEUU o India, que están mejorando su armamento nuclear y sus capacidades de defensa ante cualquier ataque.

El miércoles, Estados Unidos y Rusia mantuvieron varias conversaciones en búsqueda de estabilizar la relación bilateral y reducir los riesgos de conflicto armado y guerra, además de hablar de la carrera nuclear.

Los dos países pudieron dialogar de las posibilidades de una nueva estructura de control de armas y el formato que tendrán las próximas sesiones del Diálogo sobre Seguridad Estratégica. Wendy Sherman, secretaria adjunta de Exteriores, fue quien encabezó la delegación estadounidense, que estuvo formada por representantes de organismos de seguridad nacional y de los sectores de Defensa y Energía. La delegación rusa fue dirigida por el viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov.

«De acuerdo con las órdenes de los presidentes de ambos países, se mantuvo una discusión integral sobre los enfoques al mantenimiento de la estabilidad estratégica, a las perspectivas del control de armas y a las medidas de mitigación de riesgos», afirmó el Ministerio de Exteriores ruso. Desde Estados Unidos, concluyen que la reunión fue consecuencia del diálogo al que se comprometieron los presidentes. La delegación estadounidense expuso sus prioridades, el entorno de seguridad actual y las percepciones nacionales de lo que puede considerarse una amenaza a la estabilidad armamentística. Washington se comprometió a «garantizar la predictibilidad y la reducción del riesgo de conflicto» tras la reunión, que se repetirá dentro de dos meses aunque las partes mantendrán consultas de aquí hasta entonces.

Pero la reunión ya venía contrapuesta por las polémicas declaraciones de Biden, quien se jactó horas antes de que los servicios de inteligencia estadounidenses eran «superiores» a los rusos. «Rusia solo tiene armas nucleares y petróleo», aseguró el mandatario, además de advertir de que los ciberataques pueden acabar desencadenando un conflicto bélico por culpa de Rusia.

El Kremlin se mostró menos optimista, sobre todo por las afirmaciones del presidente Joe Biden, y señaló que Estados Unidos es «un oponente de Rusia a pesar de que se están realizando esfuerzos para normalizar los lazos». Su portavoz, Dmitry Peskov, no dudó en decir que Biden «estaba adaptando su mensaje para causar buena impresión» ante la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa ruso anunció ayer que Rusia y China llevarán a cabo maniobras militares conjuntas de gran envergadura a mediados de agosto. Según el ministerio, se trata de las maniobras Xibu (Interacción) 2021, a celebrarse en territorio chino y en las que participarán por la parte rusa uniformados del Distrito Militar Oriental. Los ejercicios se llevarán a cabo en el polígono Qingtongxia de las tropas terrestres del Ejército chino, en el centro de la nación asiática.

El Ministerio de Defensa ruso indicó que «en los ejercicios participarán aviones de combate, artillería y blindados. La dirección de las maniobras estará a cargo de una comandancia conjunta de los contingentes militares de ambos países».

En definitiva, todos estos países quieren hacerse con el control militar del planeta, y lo que está claro es que ninguna de las potencias rebaja el tono ni se empequeñece ante las demás, mientras pretenden incrementar su fuerza armamentística.