Matan de un disparo en la cabeza al empleado de una gasolinera por exigir el uso de la mascarilla

El sospechoso aseguró que estaba estresado por la pandemia y que la víctima “era responsable por hacerle cumplir las normas”

Las autoridades llegaron al lugar y comenzaron la búsqueda del atacante, de 49 años, sin tener éxito, aunque al día siguiente, se entregó el hombre
Las autoridades llegaron al lugar y comenzaron la búsqueda del atacante, de 49 años, sin tener éxito, aunque al día siguiente, se entregó el hombreDANIEL IRUNGUEFE

Un cajero de 20 años recibió un disparo después de pedirle a un cliente que usara una mascarilla en la ciudad de Idar-Oberstein, en Alemania.

El sospechoso, según las autoridades, fue a la estación para realizar una compra sin usar mascarilla y el empleado le pidió que cumpliera con el reglamente. Tras una discusión, el cliente se fue del local, regresó una hora después con una mascarilla, pero se la quitó y, acto seguido, le disparó. El empleado murió por el disparo mortal en la cabeza.

Las autoridades llegaron al lugar y comenzaron la búsqueda del atacante, de 49 años, sin tener éxito, aunque al día siguiente, se entregó el hombre, asegurando que fue porque “estaba muy estresado por la pandemia”, mostrando su negativa ante las medidas restrictivas de covid-19.

El sospechoso consideró que la víctima era “responsable de la situación, porque le hizo cumplir las reglas”. “Esto es un acto terrible”, dijo el alcalde de Idar-Oberstein, Frank Frühauf, expresando su consternación por un “crimen sin precedentes”.

En el último año se han producido protestas periódicas, algunas violentas, contra las restricciones alemanas a la pandemia. Una de las fuerzas motrices de las protestas es el movimiento Querdenken, que incluye a personas que se oponen a las máscaras y las vacunas, teóricos de la conspiración y algunos extremistas de extrema derecha.

La semana pasada, Facebook eliminó casi 150 cuentas y páginas vinculadas al movimiento Querdenken en virtud de una nueva política centrada en grupos que difunden información errónea o incitan a la violencia, pero que no encajan en las categorías existentes de malos actores de la plataforma.