Los ministros salen a defender a su jefe: “Es razonable que Boris Johnson se vaya de vacaciones”

El jefe de Gabinete sale al paso de la polémica y ve correcto que el primer ministro “disfrute en Marbella” en medio de la peor crisis de suministro que sufre la isla tras la salida de la Unión Europea

El primer ministro se marchó a Marbella tras terminar la conferencia política del Partido Conservador la semana pasada
El primer ministro se marchó a Marbella tras terminar la conferencia política del Partido Conservador la semana pasada FOTO: TOBY MELVILLE REUTERS

Las vacaciones del primer ministro, Boris Johnson, junto a su mujer Carrie y su hijo Wilfred, de 17 meses, en la Costa del Sol van a ser todo menos tranquilas. Es cierto que es el primer parón que se ha tomado el “premier” después de que un intento previo este año quedase frustrado por la crisis de Afganistán. Pero el tiempo que se ha tomado para este descanso, tampoco parece el más apropiado teniendo en cuenta que Reino Unido lleva siendo portada de los principales medios internacionales por la crisis de suministros que padece debido a la falta de transportistas tras su salida de la UE.

No obstante la decisión de Boris Johnson de irse de vacaciones junto a su familia después de la conferencia política del Partido Conservador, una de las citas del curso político más importantes, ha sido defendida por sus ministros. De acuerdo con las informaciones aparecidas en medios británicos, el primer ministro voló a Marbella a finales de la semana pasada tras el fin de la convención.

La actividad parlamentaria en Westminster no se reactivará hasta el próximo 18 de octubre después del receso de la Cámara para las conferencias del partido. No obstante, la decisión de Johnson de aprovechar este parón para tomar un descanso ha sido criticada por algunos, ya que su Gobierno conservador se enfrenta a una tormenta perfecta con la subida de los precios de la energía, los problemas del combustible y los problemas de suministro.

La sensación que ha quedado para la oposición es que el primer ministro pone tierra de por medio mientras se cocina el “invierno del descontento”. El aumento de la inflación está afectando de lleno a los hogares británicos.

Pese a ello, el ministro de Comercio, Kwasi Kwarteng, consideró que era “razonable” que el primer ministro se tomara unas vacaciones. “Creo que se ha ido, no estoy seguro de adónde se fue, pero lo que diría es que estoy en contacto regular con él”, dijo Kwarteng a Times Radio.

“También ha tenido un año y medio en el que casi pierde la vida a causa de covid, su madre falleció hace dos o tres semanas y es posible que haya decidido tomarse un breve descanso. Creo que es algo razonable”, defendió el ministro que aseguró que permanece en contacto regular con él a través de WhatsApp. “Hablé con él hace solo unos días. No estoy seguro de cuándo se supone que se fue del país”, añadió.

Arrecian las críticas: “se va a divertirse”

No todo el mundo opina lo mismo. Incluso dentro de su propio partido se han oído voces críticas como la de la exministra conservadora Anna Soubry, quien renunció como diputada conservadora en 2019 por su oposición al Brexit. En unas declaraciones a Sky News dijo que las vacaciones del primer ministro eran “inaceptables”. “Ha decidido irse a divertirse y no es aceptable”, dijo. “El momento no podría ser peor. Pero es como si ni siquiera le importara. Tiene una mayoría de 80 escaños y cree que todo estará bien”.

Boris Johnson se escapó de Downing Street a finales de agosto al oeste de Inglaterra. Desde el Número 10 se insistió en que el primer ministro “seguía trabajando” y se negó a describir el viaje como unas vacaciones.

El intento anterior de Johnson de tomarse un descanso en el verano se vio truncado por la crisis de Afganistán. El primer ministro tuvo que regresar a Londres un día después de que los talibanes tomasen Kabul, la capital afgana.

El primer ministro y su todavía novia, Carrie Symonds, viajaron a Mustique tras la victoria de los conservadores en las elecciones de diciembre de 2019. Este viaje, también estuvo en el ojo del huracán, por las dudas sobre cómo se había financiado la estancia. Hace un año la pareja pasó unos días de descanso en Escocia junto a su hijo Wilf. El matrimonio anunció recientemente que espera su segundo hijo.

Desde el Número 10 no se han pronunciado todavía sobre las vacaciones del primer ministro en Marbella.