Alertan de atentados con drones contra redes eléctricas

Estados Unidos ha detectado varios ataques, que pueden haber sido cometidos por yihadistas o la extrema derecha

Futo de una torre de alta tensión derribada por un atentado publicada en el número 310 de la revista de Isis Al Naba
Futo de una torre de alta tensión derribada por un atentado publicada en el número 310 de la revista de Isis Al Naba FOTO: jmz re

Las instalaciones eléctricas, como las centrales y las redes de alta tensión, se han convertido en objetivo preferente de los terroristas, tanto de origen yihadista como de extrema derecha, por las consecuencias económicas y de desestabilización de la ciudadanía que provocan los atentados contra estas instalaciones críticas.

Rara es la semana en que el Estado Islámico (Isis, Daesh) no asumen la autoría de alguna acción criminal de este tipo en Siria, Irak, Afganistán, etcétera. Y Al Qaeda, precursor de la idea, tampoco les anda a la zaga. A ello, hay que unir a los elementos de extrema derecha y anti sistema que operan en diversos países, entre ellos los Estados Unidos.

Según publica Hstoday, la revelación de esta semana de la presencia de un dron sobre una subestación eléctrica de Pensilvania se ha convertido en motivo de preocupación ya que responde a los planes de los extremistas de diversas ideologías.

Un Boletín Conjunto de Inteligencia del DHS, el FBI y el Centro Nacional reveló que el incidente se produjo en julio del año pasado. Se descubrió un pequeño avión no tripulado de cuatro rotores en la parte superior de un edificio junto a la subestación de energía. De él, colgaban unos alambres de cobre. Los expertos creen que trataba de provocar un cortocircuito en la subestación como ataque a la infraestructura energética del país.

El operador del dron aún no ha sido identificado; las cámaras de vigilancia, la tarjeta de almacenamiento de memoria y todas las marcas identificables se habían eliminado, lo que indica que el operador estaba tratando de evitar su identificación. Por lo tanto, podía pertenecer a cualquier movimiento de carácter terrorista.

El boletín citaba otras operaciones de drones en las proximidades de infraestructuras críticas; estos incidentes podrían ser el resultado de los operadores de drones que desconocen sus rutas de vuelo, pero no se puede descartar una posible actividad ilícita con fines terroristas.

Según recuerda la publicación, el primer número de la revista One Ummah, editada en inglés por Al Qaeda, publicado en 2019, “alentó específicamente a piratear la red eléctrica, pero reconoció que esto requeriría capacidad tecnológica e inversión, capacitación y reclutamiento adecuado de yihadistas calificados”.

Se alentaba a los seguidores a “concentrar sus energías en formas creativas de desmantelar las defensas electrónicas y cibernéticas del enemigo”. Ese mismo año, partidarios de ISIS publicaban en las redes sociales una figura sin rostro, con una sudadera con capucha negra, con una bandera del Estado Islámico de pie frente a torres de transmisión y líneas sosteniendo una bomba. A lo largo de las líneas eléctricas estaba la frase “Sólo terror”, uno de los lemas de ISIS para las operaciones yihadistas de “lobos” solitarios. El cartel animaba a los yihadistas a “sorprender a los cruzados”.

ISIS publica en sus redes sociales la reivindicación de ataques y manuales en los que se explica la forma de volar las torres de alta tensión . En junio, ISIS se atribuyó la responsabilidad de un ataque con cohetes Katyusha que dañó la unidad generadora en la central eléctrica Salah al-Din en Samarra. En julio, varias líneas de alto voltaje en Kirkuk volaron con dispositivos detonados a distancia. Decenas de torres de transmisión resultaron dañadas o destruidas durante el verano. Este tipo de atentados se han realizado en otros países en los últimos tiempos, como Afganistán, dentro de la estrategia de dañar el sistema económico de los talibanes.