El presidente Iván Duque cuestiona la despenalización del aborto: «Estamos hablando de una vida»

El Constitucional colombiano legaliza el aborto hasta los 6 meses

Activistas en contra del derecho al aborto protestan frente a la Corte Constitucional en Bogotá
Activistas en contra del derecho al aborto protestan frente a la Corte Constitucional en Bogotá FOTO: Fernando Vergara AP

El Tribunal Constitucional de Colombia ha decidido este lunes, por cinco votos a favor y cuatro en contra, que ninguna mujer en Colombia podrá ser juzgada por abortar dentro de las primeras 24 semanas de gestación. Cientos de personas partidarias del derecho al aborto y decenas de opositores de grupos católicos se congregaban durante la tarde frente a la sede de la Corte Constitucional en Bogotá esperando la decisión del máximo órgano constitucional. Tras ocho horas de intenso debate que ponían fin a un año y medio de deliberación sobre el recurso presentado por Causa Justa, una coalición de 90 organizaciones feministas, Colombia ha prohibido penalizar la interrupción voluntaria del embarazo en los primeros seis meses de gestación. El país cafetero legaliza el aborto más allá de los tres supuestos en los que estaba permitido desde 2006 por otro fallo de la Corte Constitucional: violación, riesgo para la vida de la madre y malformación congénita del feto.

La despenalización del aborto voluntario ha sido celebrada a las puertas de la Corte Constitucional: “¡América Latina será toda feminista!”, coreaban las feministas mientras ondeaban sus pañuelos verdes, símbolo de la lucha a favor del derecho al aborto en Latinoamérica. Su alegría y sus bailes contrastaban con el enfado de Jonathan Silva, un cristiano evangélico de 32 años: “Lo que están despenalizando es la muerte de seres humanos”.

El fallo del órgano constitucional supone para los colectivos feministas “un avance histórico” en este país de 50 millones habitantes con fuerte tradición católica. La Corte Constitucional ha informado del fallo en un comunicado en el que “exhorta” al Congreso y al Gobierno del presidente Iván Duque a legislar para garantizar la despenalización del aborto en Colombia. Causa Justa denuncia que unas 400 mujeres al año son condenadas por interrumpir su embarazo con penas entre 16 meses y cuatro años y medio de cárcel.

Con todo, aún no se ha eliminado el delito del Código Penal.

«Estamos hablando no de una vida en gestación sino de una vida ya con expectativa de nacer. Estamos hablando de interrumpir una vida que tiene ya un proceso de evolución muy claro y me parece que en ese sentido no pueden cinco personas tratar de fijar un alineamiento para toda una nación en un tema tan sensible», aseveró Duque. El mandatario conservador recalcó que él siempre ha sido una «persona provida y he creído que la vida empieza desde la concepción», al tiempo que se mostró respetuoso con las decisiones que toman el alto tribunal.

Causa Justa, agrupación de 90 colectivos feministas, ha tenido éxito en su estrategia de demandar la inconstitucionalidad de la interrupción temprana del embarazo en lugar de proponer todo un proyecto de ley que tendría que pasar por el Congreso, donde las reticencias de los grupos conservadores hacían más complicado que “ninguna mujer vaya a la cárcel por decidir sobre su cuerpo y para que las profesionales de la salud puedan ejercer su oficio sin criminalización ni estigmas”.

Tres de los cuatro países más poblados de Latinoamérica han prohibido las penas de cárcel por abortar voluntariamente

La sentencia de la Corte Constitucional de Colombia se produce tras varios años en los que la movilización feminista en América Latina ha cobrado mayor fuerza política y relevancia social. La Suprema Corte de Justicia de México despenalizó el aborto el pasado mes de septiembre en una decisión similar. A finales de 2020, el Congreso de Argentina se convirtió en la nación más grande de América Latina en aprobar una ley para interrumpir de forma voluntaria el embarazo. Argentina permite a las mujeres abortar en las primeras 14 semanas de gestación. Colombia se ha convertido en el sexto país latinoamericano que despenaliza el aborto tras Uruguay, Cuba, Puerto Rico, Argentina y México.

Tres de los cuatro países más poblados de Latinoamérica han prohibido las penas de cárcel por la interrupción voluntaria del embarazo. Brasil, Guatemala, Panamá, Costa Rica, Paraguay y Venezuela solo permiten la interrupción del embarazo en caso de riesgo para la vida de la mujer. Los únicos países latinoamericanos donde está prohibido el aborto en todos los supuestos son El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Surinam y Honduras.

Los seis meses de plazo que fija la sentencia del Constitucional sitúan a Colombia como el país latinoamericano con el margen de tiempo más amplio para que las mujeres interrumpan legalmente su embarazo. Los grupos católicos han anunciado que recurrirán por todas las vías legales posibles para tumbar la sentencia de la Corte Constitucional. Marina Ardila, abogada colombiana de Women´s Link Worldwide, una organización que forma parte de Causa Justa, se ha mostrado satisfecha con la despenalización del aborto: “Esto pone a Colombia en la vanguardia en toda América Latina”.