España

El Estado Islámico fija la matanza de cristianos como objetivo del nuevo año musulmán

La liberación de sus presos, con el asalto a las cárceles, se covierte en estrategia prioritaria

Afganos caminan junto a varios cadáveres tras el atentado del Estado Islámico junto al aeropuerto de Kabul
Afganos caminan junto a varios cadáveres tras el atentado del Estado Islámico junto al aeropuerto de Kabul FOTO: AAMAJ NEWS AGENCY AAMAJ NEWS AGENCY via REUTERS

La matanza de cientos de cristianos en África y el desplazamiento de miles de ellos es considerado por el Estado Islámico (Daesh) como uno de los grandes logros criminales durante el año musulmán que acaba de terminar. Junto a ello, atentados como el perpetrado en el aeropuerto de Kabul, en plena evacuación de las tropas y ciudadanos de la coalición internacional; el asalto a dos prisiones, con el rescate de cientos de prisioneros y otros atentados de cierta entidad, ninguno cometido en Occidente.

Según una publicación interna de la banda yihadista, a lo largo de este último año han atacado “de forma continua a cristianos y sus templos en países como Nigeria, Mozambique, Uganda y otros. Se jactan de que han logrado el desplazamiento de miles de fieles de esta religión.

Advierten a los “incrédulos, politeístas, ateos, apóstatas, y a todo aquel que combata a Dios y a Su Mensajero, hostilice a Sus monoteístas y combata el estado de los musulmanes, a aquellos de ustedes que tengan un remanente de oído o intelecto, que se examinen a sí mismos (…) les recordamos que no luchamos contra ustedes por dinero, poder o un puñado de polvo; luchamos contra ustedes porque no hay más Dios que Alá y Mahoma es su Mensajero”. Una amenaza en toda regla que van a seguir materializando dentro de su estrategia de erradicar el cristianismo de África y de otras partes del mundo en que puedan realizarlo.

Entre los atentados destacados recuerdan el perpetrado en el aeropuerto de Kabul, que, según ellos, provocó la muerte de unas 300 personas, entre ellos 13 soldados estadounidenses. También en Afganistán, recuerdan los ataques a varias mezquitas chiitas con el balance de varios centenares de víctimas mortales.

Lugar destacado dan al asalto a la prisión de Gweran, en Siria,. “Las batallas duraron más de una semana alrededor de la prisión, causando más de 260 muertos y heridos, incluido el director de la prisión, destruyendo y dañando 27 vehículos, demoliendo los muros de la prisión y liberando a muchos presos”. Dentro de esta estrategia, recuerdan el ataque a la prisión nigeriana de de Koji, “que resultó en la liberación de las familias de decenas de muyahidines después de demoler los muros de la prisión y neutralizar a sus guardias , quemando y destruyendo 8 vehículos”.

Para hacer creer que la presencia de Daesh se extiende por todo el mundo, se refieren a sendos atentados en Filipinas y Yemen, aunque los ataque se centran, sobre todo, en Irak y Siria.