Abás desata la polémica en Alemania al afirmar que Israel cometió “50 holocaustos” contra los palestinos

El Gobierno alemán pide al líder de la Autoridad Palestina que se retracte

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, durante la polémica rueda de prensa junto al canciller Olaf Scholz
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, durante la polémica rueda de prensa junto al canciller Olaf Scholz FOTO: Wolfgang Kumm AP

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, escogió el escenario menos propicio para lanzar una incendiaria acusación contra Israel. Durante una visita oficial a Alemania, donde compareció ante la prensa junto a su homólogo Olaf Scholz, el veterano dirigente palestino acusó al estado judío de cometer “50 holocaustos” contra su pueblo.

Las palabras de Mahmud Abás suscitaron una ardua polémica en Israel y Alemania, país responsable del genocidio nazi que culminó con el asesinato de seis millones de judíos europeos. Las palabras del líder de la ANP fueron la respuesta a un reportero local, que le preguntó si tenía planeado pedir perdón a Israel y Alemania por el ataque perpetrado por el grupo Septiembre Negro en las Olimpiadas de Múnich de 1972. Tras secuestrar a un equipo olímpico israelí en un hotel, los palestinos acabaron matando a once deportistas hebreos y un policía alemán. La facción responsable del atentado estaba vinculada al partido Fatah, liderado actualmente por Abás.

“Si quieres volver al pasado, adelante. También puedo mencionarte 50 masacres cometidas por Israel. 50 asesinatos, 50 holocaustos”, espetó el líder palestino ante el estupor de los presentes. Scholz, que previamente rechazó la acusación de “apartheid” lanzada por Abáas para referirse al trato de Israel hacia los palestinos, no cortó de inmediato a su homólogo tras lanzar la polémica acusación. La rueda de prensa terminó tras la intervención del dirigente de la ANP, por lo que el canciller alemán no pudo replicar.

En declaraciones posteriores al rotativo “Bild”, Scholz aclaró que “especialmente para nosotros, cualquier relativización del Holocausto es inaceptable”. Desde Alemania, se insiste en que el sensible término debe utilizarse exclusivamente para referirse a los horrores perpetrados por el nazismo contra el pueblo judío.

El Gobierno alemán exigió este miércoles al presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, que reconozca la “singularidad” del Holocausto tras sus declaraciones de ayer, que según un portavoz han “ensombrecido” las relaciones entre Berlín y Ramala.

El portavoz del canciller, Steffen Hebestreit, dio a entender que si Abás no se desdice y afirma “sin paliativos” la singularidad de ese hecho histórico, ello podría afectar los contactos del Gobierno alemán con la ANP.

Asimismo, según recoge la agencia EFE, Hebestreit anunció que el ministerio de Exteriores ha convocado al representante de Ramala para transmitirle la “indignación” del Gobierno por lo ocurrido. Además, Scholz, conversará el jueves con el primer ministro israelí, Yair Lapid, para tratar el incidente, que ha sembrado la polémica en Israel.

Ante la tormenta desatada, Abás trató de retractarse con un comunicado publicado por la agencia Wafa, el canal oficial de la ANP. “El Holocausto es el crimen más atroz cometido durante la historia humana moderna”, apuntó. Además, intentó aclarar que su respuesta no pretendía negar la singularidad de la Shoá, si no que se quiso referirse a los “crímenes y masacres cometidos contra los palestinos desde la Nakba por parte de las fuerzas israelíes, y que no se detuvieron hasta nuestros días”. La Nakba es el término usado para referirse a la creación del estado judío en 1948, y que acarreó la huida o expulsión forzosa de unos 700.000 palestinos de sus casas.

Abás, cuyo mandato expiró en 2009 y desde entonces pospuso frecuentemente las elecciones internas, es considerado un “moderado”. Rechazó públicamente la lucha armada contra Israel, aceptó la solución de los dos estados para solventar el conflicto y la ANP mantiene una estrecha coordinación de seguridad con el ejército israelí en Cisjordania. Por ello, muchos de los suyos lo consideran un “subcontratado de la ocupación israelí”, ya que sus Fuerzas de Seguridad colaboran en redadas contra facciones armadas.

El primer ministro en funciones Yair Lapid tuiteó que “Mahmud Abás acusando a Israel de cometer 50 Holocaustos en suelo alemán no es solo una desgracia moral, sino una mentira monstruosa. La historia no le perdonará”.

Su ex socio Naftali Bennett enfatizó que “un socio que niega el Holocausto, persigue a nuestros soldados en La Haya (Corte Penal Internacional) y paga salarios a terroristas, no es un socio”.

Para el ministro de defensa Benny Gantz, que se reunió personalmente con Abás varias veces en los últimos meses, las declaraciones del líder de la ANP suponen “un intento de distorsionar y reescribir la historia”. Y culminó: “Comparar a los nazis alemanes con el Ejército israelí, cuya misión es proteger al pueblo judío en su tierra de origen, supone negar el Holocausto”.