Europa

Nueve meses después de la invasión, el Ejército de Rusia se está quedando sin misiles

A pesar de la gran cantidad de soldados rusos recién movilizados, los ucranianos tienen la iniciativa en el frente de batalla

“Un dolor horrible. Nunca olvidaremos y perdonaremos”.

Así reaccionó la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, ante el bombardeo ruso de un hospital de maternidad en Vilniansk, cerca de Zaporiyia, que mató a un niño recién nacido.

El bebé tenía 2 días de edad cuando fue asesinado por un misil de Rusia. Se convirtió en el niño número 438 en morir en la guerra, desatada por el régimen autocrático ruso contra su vecino hace nueve meses por razones que aún no ha logrado articular claramente y abiertamente.

La madre del niño y un médico fueron rescatados, heridos, de debajo de los escombros que quedaban del hospital. Su condición sigue siendo desconocida.

El presidente Volodimir Zelenski prometió que Rusia sería llevada ante la justicia por todo el mal que trajo a Ucrania. La OMS ha registrado cientos de ataques contra hospitales de Ucrania.

El ataque no iba a ser el último del miércoles.

El final del noveno mes de la brutal invasión rusa de Ucrania fue señalado por otro, tercer, ataque masivo ruso contra la infraestructura energética clave de Ucrania. El mismo día que el parlamento de la UE votó para reconocer a Rusia como patrocinador estatal del terrorismo, lanzó alrededor de 70 misiles contra objetivos en Kyiv, Leópolis, Odesa y otras áreas del país invadido. La defensa aérea ucraniana derribó 51 misiles, pero los que lograron atravesarla causaron graves daños.

Volodimir Zelenski reveló en un breve discurso que un gran número de personas resultaron heridas. 3 personas murieron después de que un distrito residencial se vio afectado en Kyiv, mientras que 8 de los 20 heridos fueron trasladados a hospitales en estado crítico.

Como resultado del ataque, ninguna de las cuatro centrales nucleares, que generan una gran parte de la electricidad del país, estaba suministrando electricidad el miércoles a los hogares de los ucranianos debido a las interrupciones y cortes de emergencia.

Al menos 1,5 millones de personas quedaron sin luz solo en Leópolis y sus alrededores después de que dos estaciones de transmisión eléctrica fueran atacadas. La calefacción centralizada y el suministro de agua se apagaron mientras la ciudad intentaba lanzar urgentemente generadores diésel mientras la temperatura se acercaba a los cero grados.

Los primeros “puntos de invencibilidad” han comenzado a operar en las zonas más afectadas. La creación de la red de tales puntos, contando al menos 4.000 de ellos, fue anunciada por Zelenski en vísperas del ataque. Aquí los vecinos pueden calentarse, obtener alimentos y bebidas calientes, así como contactar a sus familiares gracias a los generadores de electricidad allí ubicados.

Unos vecinos cargan sus teléfonos móviles con un generador en una calle de la ciudad de Jersón
Unos vecinos cargan sus teléfonos móviles con un generador en una calle de la ciudad de Jersón FOTO: IVAN ANTYPENKO EFE

“Lo superaremos, no hay otra manera”, comentó un empleado de la sede del ayuntamiento en Leópolis mientras los generadores habían comenzado a zumbar suministrando energía al edificio.

Grandes partes de Moldavia, incluida su capital, también se han quedado sin electricidad. Su presidenta, Maia Sandu, informó que “Rusia sumió a Moldavia en la oscuridad”. Subrayó que el país no podía confiar en un régimen que “nos deja sin luz y sin calor, que deliberadamente mata a gente solo para mantener a otros pueblos en la pobreza y la humillación”. Aseguró que Moldavia necesitaría continuar su camino hacia “el mundo libre”.

Los ataques rusos se produjeron después de especulaciones de que es posible que ya se esté quedando sin existencias de algunos misiles, especialmente de gran precisión, que ha utilizado para atacar a Ucrania. El expresidente ruso Dmitri Medvedev, conocido por sus afirmaciones radicales dirigidas contra Ucrania y sus socios extranjeros, aseguró tras el ataques que había “suficientes misiles para todos”.

Según el jefe del consejo de seguridad y defensa de Ucrania, Olexiy Danilov, Rusia todavía tiene suficientes misiles de mayor alcance para lanzar al menos 3 o 4 ataques masivos. También podría depender de una gran cantidad de misiles S-300 con un alcance más corto que normalmente se usan para la defensa aérea. Rusia los ha utilizado para atacar objetivos terrestres cerca de la línea del frente, como en la región de Zaporiyia.

Nueve meses de invasión

Los analistas dicen que, nueve meses después, Rusia no logra revertir la dinámica de la situación en el campo de batalla, ya que sufrió una dolorosa derrota en Jersón, es presionada en Lugansk e incapaz de avanzar significativamente en Donetsk a pesar de los ataques sangrientos que ven cientos de soldados asesinados cada día.

A pesar de la gran cantidad de soldados rusos recién movilizados que están siendo llevados al frente, los ucranianos aún tienen la iniciativa. Una relativa pausa en el avance ha sido el resultado del clima lluvioso que hizo que el terreno se volviera fangoso y difícil de navegar para la maquinaria pesada, según el gobernador de la región de Lugansk, Sergiy Gaidai. Aun así ha prometido buenas noticias una vez que las temperaturas caigan bajo cero y los ataques puedan intensificarse.

Myjailo Wynnytskyi, profesor de la Academia Kyiv Mohyla, capturó el estado de ánimo predominante en la capital de Ucrania en su cuenta popular en redes sociales:

El terrorismo ruso no puede durar para siempre. Cuando los misiles se detienen, tomamos nuestro té, enseñamos y aprendemos, trabajamos y vivimos. Seguimos con la vida. Desafiantes”.