MENÚ
lunes 24 junio 2019
03:51
Actualizado

Cien millones de europeos aún no saben a quién votar

Los sondeos muestran una fuerte volatilidad entre los partidos proeuropeos y los populistas. Más de la mitad del electorado no acudirá a las urnas.

  • Cien millones de europeos aún no saben a quién votar

Tiempo de lectura 4 min.

23 de mayo de 2019. 03:14h

Comentada
Pedro G. Poyatos Madrid. 23/5/2019

Volátil, indeciso y preocupado. Así se encuentran los electores europeos ante las elecciones a la Eurocámara que arrancan hoy en Reino Unido y Países Bajos. Según estimaciones del Parlamento Europeo, unos cien millones de los 419 millones de ciudadanos llamados a las urnas no saben aún a qué partido votar. De hecho, según una encuesta elaborada por YouGov para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), un 43% de los encuestados en 14 países de la UE (que suman un 80% de los escaños de la Eurocámara) están seguros de ir a votar, frente a un 57% que no. Entre los que acudirán a las urnas, el 70% aún no ha decidido a qué partido apoyará. De ahí que la volatilidad del voto entre partidos tradicionales y populistas se advierta enorme y en ambas direcciones. Un 69% de los votantes europeístas está tentado a cambiar a uno populista, mientras que entre estos últimos un 58% no descarta apoyar a un partido tradicional. Así opina Mark Leonard, director del ECFR y coautor del informe: «Los resultados de las próximas elecciones europeas parecen estar completamente abiertos. Dependerá mucho de cómo los partidos capten las demandas de la gente».

Así, por ejemplo, la encuesta detalla que entre los votantes que abandonan al PP en España, un 51% se decanta por Vox y un 41% por Ciudadanos. En cambio, el partido de Santigao Abascal sufre una fuga de votos a favor sobre todo del PP (45%) y Ciudadanos (31%). En Austria, a la espera de ver las repercusiones políticas del «Ibizagate», vemos que los conservadores austriacos (ÖVP) pierden a favor de la ultraderecha del FPÖ (37%) o de la abstención (29%). En cambio, la ultraderecha ve partir a sus votantes mayoritariamente hacia el ÖVP (47%) o a ninguno (33%).

El informe del ECFR también desmonta otros mitos difundidos por los populistas como que la inmigración es la mayor preocupación de los europeos. Por el contrario, en cabeza se sitúa el radicalismo islámico y por detrás la crisis económica y la inmigración. El caso español es más que significativo, puesto que en primer y segunda lugar se sitúan el desempleo (42%) y la corrupción (39%). A gran distancia, se encuentra el terrorismo (23%).

El cambio climático está también en la mente de los electores, en especial entre los votantes italianos (74%), húngaros (73%), austriacos (66%), alemanes (61%), polacos (62%) y franceses (64%). En España, un 63% de los votantes lo ve como una amenaza que debería priorizarse sobre otros problemas.

Frente la creciente ultranacionalista, el último Eurobarómetro muestra el mayor respaldo a la UE entre los europeos desdes 1983. En la opinión pública crece el sentimiento de que la identidad europea es tan importante como la nacional. Así los opina un 75% de los encuestados. Esta tendencia sobresale en Hungría, Rumanía y Polonia, cuyos gobiernos se han enfrentado en los últimos años a Bruselas por poner en marcha reformas que ponían en peligro el Estado de derecho. Por el contrario, suecos, daneses, franceses y holandeses dan prioridad a la identidad nacional.

El informe concluye que la mayoría de los votantes europeos quieren un cambio, pero no desde los extremos y que los partidos tradicionales deben adaptarse a un panorama político dinámico, así como establecer planes audaces y prospectivos que ofrezcan a los ciudadanos esperanzas de resolver sus problemas. «Este estudio disipa el mito popular de que las elecciones tienen ya un desenlace inevitable y que el resultado será el tercer acto de la historia de Trump y Brexit, así como la sentencia de muerte de Europa», resume Leonard.

Últimas noticias